Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

 

Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó. Eclesiastés 3:15

Todo está delante de Dios, el pasado, el presente y el futuro, y Él es soberano sobre todos ellos.  Es inútil pensar que si en el pasado hizo cosas que atentaron contra gente justa quede sin consecuencias delante de Dios, al final, cuando se esté presente delante de Él, en el juicio final, Dios le presentará toda su vida delante de usted para ser juzgada, y no hay nada de su pasado ni de su presente ni de su futuro que quede sin ser juzgado, de allí, que todavía hay tiempo para el arrepentimiento, pues llegará el momento en que ya no lo haya más, y esto será cuando usted parta de este mundo.  Recuerde, todos tenemos una cita con el Soberano Dios después de la muerte, unos para ser juzgados por sus actos y otros para ser recompensados por lo que hayan hecho aquí en la Tierra.