Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/Guayaquil

 

Jehová cumplirá su propósito en mí; tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; no desampares la obra de tus manos.   Salmo 138:8

 Toda persona nace con un propósito.  Ese propósito es conocer a Dios, amarlo y servirlo, lamentablemente el apartarse de Él puede traer como consecuencia que ese propósito no se cumpla, sin embargo, para que se cumpla  es necesario volver al camino, a tener una relación con Dios. Gracias a su misericordia esto es posible.  Todo aquel que desea seguir por la senda correcta, lo hace a través de su Hijo Jesucristo.  Él es el camino, la verdad y la vida, y cuando usted lo recibe en su corazón pasa de ser hechura de Dios a hijo de Dios, por lo tanto, como todo buen Padre, Dios lo protegerá y lo llevará a cumplir lo que de antemano tiene preparado para usted.