Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/Guayaquil

 

 

Viéndole ellos andar sobre el mar, pensaron que era un fantasma, y gritaron  porque todos le veían, y se turbaron. Pero en seguida habló con ellos, y les dijo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!  Marcos 6:49-50

Cuántas veces se ha asustado con algo que camina frente a usted y no avanza a divisar bien quién es o qué es.  Eso es lo que les pasó a los discípulos.  Estaban de noche en el mar remando, y de repente ven a alguien venir hacia ellos y pensaron que se trataba de un fantasma porque no le reconocieron, pero en cuanto escucharon su voz supieron que se trataba de su Maestro, el Señor Jesús, quien con apacible voz les dijo – no teman, yo soy- Quienes tienen una íntima relación con el Señor habrán de reconocerlo solo con escucharlo, pues Él se revela a su pueblo como el buen pastor a quien sus ovejas le escuchan y le siguen.  De la misma manera que el Señor le dijo a sus discípulos “no temáis” le dice hoy a usted, no temas, Yo soy quien está a tu lado, quien te protege y ha prometido estar contigo hasta el fin del mundo.