Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/Guayaquil

Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo. Amós 9:15

Dios a través del profeta Amós promete que llegará un día en que su pueblo Israel será establecido en su tierra y nunca más saldrá de allí. Las promesas de Dios son sí y amén. Él las cumple porque es Fiel y Verdadero, a diferencia del ser humano que muchas veces promete pero no cumple, o prometió sabiendo que no podía cumplir. Esta actitud trae como consecuencia que se pierda la confianza, que la palabra de estas personas que prometen y no cumplen no tengan validez, pero no sucede lo mismo con Dios, porque Él cumple todas sus promesas en su tiempo. Quizás usted esté esperando el cumplimiento de alguna promesa de Dios en su vida, y pasa el tiempo y no la ve venir, siga esperando, porque sin duda en el momento en que usted esté preparado/a para recibirla, la recibirá. Jamás dude de lo que Dios le ha prometido. Si esa promesa salió de verdad del Señor, con toda seguridad se cumplirá en su vida, y si usted no ha tenido la oportunidad todavía de conocer a Dios y recibir palabra de Él, empiece por leer las Escrituras, ellas están llenas de promesas para todo aquel que cree que Él existe, que es real, y que está allí con los brazos abiertos para recibirle. Aprópiese de cada promesa que hay en la Palabra de Dios, y viva de acuerdo a cómo Él desea que usted viva, para así ser merecedora de todo ese manantial de vida eterna que está esperando por usted y por todos aquellos que ponen su confianza y esperanza en el Único Dios Verdadero, el Señor Jesús.