Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/Guayaquil

 

 Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.  Isaías 26:4

No hay nada más poderoso que poner la confianza en Dios.  Él es la fortaleza de los siglos.  Cuando no tenga a dónde ir, cuando parezca que todo se ha terminado en su vida, que todos le han fallado, recuerde siempre que el Señor jamás le va a abandonar si aprende a confiar en Él.  No ponga su confianza en nada ni nadie, porque todos le pueden fallar incluso las situaciones de solvencia que le puedan dar seguridad, también pueden desaparecer de la noche a la mañana, pero lo que nunca terminará es la protección que  Dios ofrece a los que en Él confían.   La fortaleza está en Él porque es la Roca en la cual debe estar fundamentada su vida.  Nadie le podrá hacer frente si confía y descansa en la protección de Dios.  Él es la Roca, la fortaleza de los siglos por la eternidad.