Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/Guayaquil

Regocíjate y canta, oh moradora de Sion; porque grande es en medio de ti el Santo de Israel. Isaías 12:6

Cuanta alegría provoca en el corazón del creyente contar las maravillas y proezas que el Señor ha hecho en su vida comenzando con el gozo de la salvación. Este corazón alegre se ve reflejado no solamente en la adoración y la alabanza hacia un Dios Grande y Poderoso sino también buscándolo a través de la oración en forma constante, de tal forma que siempre se refleje en cada creyente la alegría de conocer y servir a Dios. Israel, o Sión como se la llama en este salmo es la tierra escogida por Dios como su nación santa, apartada para Él, pero hoy los gentiles nacidos de nuevo, también han de alegrarse y regocijarse por las grandezas y maravillas que Dios ha hecho, hace y hará en la vida de sus hijos.