Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Mateo 4:17

El mensaje del Evangelio de Dios desde Juan el Bautista y del Señor Jesús fue siempre el mismo, el arrepentimiento. Sin arrepentimiento no puede haber cambio de vida. El arrepentimiento es tan necesario para poder vivir una vida acorde a la que el Señor quiere que vivamos, no se puede nacer de nuevo al espíritu si no hay arrepentimiento de la pasada manera de vivir. Hoy en día el mensaje sigue siendo el mismo. Arrepiéntanse porque Cristo viene pronto. Jesús estuvo aquí en la tierra hace más de dos mil años y prometió venir nuevamente por su iglesia, pero para poder estar eternamente con Él debe buscarlo de corazón arrepintiéndose para que a través de su sangre preciosa usted pueda ser limpiado de todo acto pecaminoso que pueda haber en su vida.