Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Miriam Florencia/Guayaquil

 

Y esta es la confianza que tenemos en Él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye. Y si sabemos que Él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. 1 Juan 5:14-15

Una cosa de la cual todo creyente debe estar seguro es de la vida eterna una vez que haya creído en su corazón y confesado con su boca que Jesús es el Salvador del mundo que vino a redimirlo de sus pecados, y la segunda cosa es que si usted ora y su petición está conforme a la voluntad de Dios, esa oración será contestada en forma inmediata, porque la Palabra dice que tenemos las peticiones que hayamos hecho, no dice tendremos en un futuro. Eso debe creerlo con todo su corazón y su mente, porque la duda no lo llevará a recibir nada. Para recibir la respuesta a su oración hay una condición, y es que esta petición esté de acuerdo a la voluntad de Dios para su vida, porque Ël como todo buen Padre jamás le dará algo que a usted le perjudique o lo lleve por camino de perdición. No le dará para que pilotee un avión si usted no sabe andar en bicicleta. Él mejor que nadie sabe lo que usted y yo necesitamos en la vida, pero desea que usted se lo pida y vea su favor y bondad derramada sobre usted. No se trata de que Dios haga su voluntad, sino de que usted haga la voluntad de Dios. Para reflexionar: ¿Alguna vez ha pedido con fe y su oración no ha sido contestada? ¿Lo que pidió estaba acorde a la voluntad de Dios? ¿Sabe cuál es la voluntad de Dios para su vida?