Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Miriam Florencia/ Guayaquil

 

Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,  siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.  Romanos 3:23-24

No existe una sola persona que no haya pecado en la vida, y no solo porque tiene la naturaleza pecaminosa con la cual nace, sino que la tendencia al pecado siempre está allí, y por esta razón es imposible tener una  relación con Dios porque Él es Santo y no admite el pecado.  Sin embargo, el deseo de su corazón siempre fue tener esa relación con el  hombre, por eso envió a su hijo Jesucristo para que pudiera realizar el acto de redención en la cruz del Calvario, y mediante su muerte en la cruz, todos nosotros que estábamos  destituidos de la presencia de Dios volvamos a ese estado original, a través del Señor Jesucristo.  No existe nada que usted o yo podamos hacer para lograr esa reconciliación, ya todo lo hizo por gracia el Señor Jesús en la cruz, ahora solo resta hacer nuestra parte que es recibir ese regalo inmerecido y vivir una vida santa y abundante al lado de Dios por medio de su Hijo Jesucristo quien murió y resucitó al tercer día y está sentado a la derecha del Dios Padre de donde vendrá algún día a llevar a su iglesia con Él para vivir eternamente en su presencia.  Para reflexionar: ¿Ha recibido usted el regalo de la salvación a través del Señor Jesús? ‘Jesús es su Señor y Salvador? ¿Tiene seguridad de la vida eterna? ¿Qué cree que pasará con usted después de morir?