Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

 

“Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios” 1 Corintios 1:18

Sin lugar a dudas no hay nada en el mundo que tenga mayor impacto que predicar acerca de la muerte y resurrección de Jesucristo, lo que llamamos el mensaje de la cruz, pues dependiendo de la reacción que la persona tenga ante él, si está abierto o no a dicho mensaje, va a depender su destino hacia la eternidad. Solo existe dos caminos que le han sido dados al hombre frente a la eternidad, estos dos caminos son la vida eterna junto al Señor o la muerte eterna en el lugar que ha sido creado para Satanás y sus seguidores. Para aquellos que van por el camino de la perdición la Palabra de Dios es locura, insensatez, fanatismo, pero para los que van por el camino de la salvación es poder de Dios, en griego “dúnamis” dinamita, causa un efecto tal que derriba todo argumento humano que se levanta en contra del conocimiento de Cristo. Es la Palabra de Dios la que tiene tal poder, pues Jesús mismo cuando fue tentado en el desierto, venció la tentación con la Palabra, pues Él siempre dijo “Escrito está”, y esa debe ser nuestra actitud frente a la tentación, o frente a las dificultades de la vida, vencerlas con la Palabra de Dios, y para lograrlo debe llenarse del conocimiento de ella, pues si usted no lee la Palabra, no medita en ella y no la estudia jamás podrá ejercer ese poder pues solo a través de ella y su fe puesta en Jesucristo podrá vencer las adversidades.