Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe.  Efesios 2:8-9

No hay nada en el mundo que usted pueda hacer para ser salvo, ni aún teniendo mucho dinero y haciendo obras de caridad le van a dar  la salvación.  La Palabra de Dios enseña que la salvación es un regalo que el Señor la da en forma gratuita a todo aquel que la quiere recibir por medio de la fe en Jesucristo, pues no vivimos en la época en que Jesús vino a este mundo a  redimirnos del pecado y darnos tan maravilloso regalo que es la vida eterna, pero creemos por medio de la fe que es un don, un regalo de Dios, de tal forma que nadie puede ser salvo por las obras que realice, de esta forma no podrá sentirse orgulloso de aquello  solo la fe en Jesucristo salva, de tal forma que lo primero es lo primero, es decir, crea en el Señor Jesucristo, que es el Hijo de Dios quien tomando la forma de hombre se ofreció a sí mismo para cargar con los pecados de la humanidad y podernos hacer libres al pecado y gozar de la salvación, una vez que usted haya creído en esta verdad por medio de la fe, entonces sí podrá poner en práctica esta fe a través del ejercicio de la piedad y del amor fraternal ayudando a los más necesitados de acuerdo a su capacidad, pero siempre por amor al prójimo más no como medio de salvación.