Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable, he aquí el día de salvación. 2 Corintios 6:2-3

Siempre hay un día que está dispuesto para llegar a recibir el regalo de la vida eterna que es el mayor y mejor regalo que el Señor Jesús haya hecho a la humanidad a través de su sacrificio en la cruz del Calvario, sin embargo, todavía hay muchos que rechazan ese regalo, porque no desean acercarse a Él, piensan que todavía no es tiempo, desean seguir llevando una vida que no agrada a Dios pero si agrada a ellos, piensan que siempre habrá otro día cuando se cansen de llevar ese tipo de vida y pueden llegar a apartarse del mal, pero la verdad es que no es así, porque nadie sabe el día en que le va a tocar partir de este mundo, solo sabemos que tenemos que morir algún día y qué mejor que hacerlo sabiendo que la muerte solo es un paso necesario para dejar esta vida y pasar a otra mejor viviendo al lado de Dios siempre y cuando haya aprovechado ese día aceptable y haya decidido arrepentirse y empezar a caminar al lado de Jesús. Si usted ha perdido su paz y hay alguna situación que le desespera, si siente vacío interior y anda buscando llenarlo de diferentes formas, sepa que solo tiene que clamar a Dios, y con toda seguridad Él va a escucharlo y entrará a su vida si usted se lo pide. Hoy puede ser ese día para que usted tenga un encuentro personal con su salvador, aprovéchelo, porque nunca se sabe hasta cuándo estemos vivos.