Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; Más el hombre entendido lo alcanzará. Proverbios 20:5

Los pensamientos del ser humano están muy guardados, muy ocultos en el corazón, pero por mucho que se los pretenda esconder, siempre saldrán a la luz por medio de un experto, por medio de un profesional entendido en asuntos del alma. No hay nada que pueda ser encubierto toda la vida. Hay pensamientos guardados en el corazón y por muchos años que han abierto heridas tan profundas que muchas veces son difíciles de sanar, pero el Espíritu Santo de Dios guiará a una persona entendida, para ser instrumento de la sanidad de ese corazón. Por otro lado también en el corazón se pueden esconder intenciones ocultas, que quizá no pasen desapercibidas para quienes tienen esa suspicacia, ese discernimiento para entender esas intenciones y protegerse de ellas, pues hay que estar atento siempre a los pensamientos e intenciones de los demás. Si no tiene discernimiento, pídale a Dios que le dé espíritu de sabiduría y entendimiento para poder discernir las intenciones del corazón de las personas que están a su alrededor y que se acercan a usted con no muy buenas intenciones.