Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

 

Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.  Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.  Jeremías 17:7-8

 Cuando una persona confía en el Señor es bendecido, es como un árbol plantado en terreno húmedo donde por más que haya sequía siempre va a estar hidratado y sus raíces serán profundas de tal manera que soporten las grandes tempestades.  Nada le podrá hacer caer porque descansa y confía en Jehová.  Una persona que confía en Dios siempre estará lleno de vida, tal cual un árbol lleno de clorofila, dando frutos y en abundancia.  Así es comparada la persona que depende de Dios, que ha puesto su confianza en Él, no caerá jamás y si resbala no quedará postrado sino que volverá a levantarse porque descansa seguro en Dios.