Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán grande es tu nombre en toda la tierra! Salmo 8:9

El nombre de Dios es más grande que cualquier nombre en la faz de la tierra.  No solo que su nombre es grande, sino que es santo, y al sonar de su nombre toda la creación se postra ante Él, porque el Señor es soberano en todo el universo.  Cuando se admira el firmamento, las estrellas, los astros celestes, se puede contemplar no solo la hermosura sino la grandeza de Dios, porque solo un Ser Todopoderoso, lo pudo haber hecho.  Con su Palabra fue creado  todo,  y le dio  potestad al hombre para que señoree sobre la creación.  Meditar en esta verdad bíblica llena de regocijo el corazón, saber y entender que tenemos un Dios infinito en poder, a quien toda la creación, todo lo que está arriba y debajo de la Tierra se rinde ante Él, ante su Majestad, ante su Poder.  Dios es grande y no hay otro como Él.