Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

 

Un poco de sueño, cabeceando otro poco, poniendo mano sobre mano otro poco para dormir; así vendrá como caminante tu  necesidad, y tu pobreza como hombre armado. Proverbios 24:33-34

 La pereza tanto física como espiritual llevan a la persona a la ruina, pues quien anda sin hacer nada dando paso a la pereza hace que ésta haga nido en su vida provocando la pobreza, pues quien no trabaja no provee para su hogar y acarrea necesidades no satisfechas.  En la actualidad se vive una época difícil,  de coyuntura, pero eso no debe dar paso a tomar actitudes de pasividad que lo paralicen sin forjarse un horizonte hacia donde caminar.  Ponerse propósitos en la vida y encaminarse hacia ellos, lo conducirán al éxito alineando siempre esos propósitos a los que Dios tiene para su vida.  No de paso a la pereza espiritual, esa que le impide leer la Palabra, que le impide orar, y tampoco de paso a la pereza física, esa que le lleva a estar en la cama sin hacer nada productivo.  Esfuércese y salga adelante con la ayuda y el favor de Dios.