Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación. Gálatas 6:15

El apóstol Pablo se dirige a los Gálatas para enseñarles que las leyes judaicas no salvaban a nadie, el rito de la circuncisión que era costumbre entre los judíos, se estaba también exigiendo a los gentiles es decir a los que no eran judíos, razón por la cual el apóstol les enseña que ni los circuncisos ni los incircuncisos valen algo si no han nacido de nuevo, si no son hechos una nueva creación de Dios, pue el mismo Jesús le dijo a Nicodemo, que el que no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios. Este nuevo nacimiento debía ser de agua y del Espíritu, pues es necesario nacer al Espíritu para poder vivir en el reino de Dios, pues de otra manera es imposible. Esto es obra de Dios en la vida de cada creyente que ha nacido de nuevo a través de su fe en Jesucristo.