Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

Tú diste alegría a mi corazón, mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto. Salmo 4:7

 El rey David expresa en este salmo que hay muchas personas que se sienten felices, alegres porque miran a su alrededor y tienen riquezas, trabajo, bienes, comida, bebida y toda clase de cosas que en el plano terrenal le dan seguridad y una buena posición dentro de la sociedad, pero esa alegría es temporal, en cambio la alegría que se siente por conocer a Dios, por tener una relación con Él, le ofrece una estabilidad emocional muy grande que no está en función de lo que se tiene sino de lo que se es en Cristo Jesús, esta alegría no es superficial, sino que está basada en la fe en Jesucristo, por eso es mayor y mejor que la que está  basada  en las riquezas terrenales.