Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/Guayaquil

 No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá; porque el que tiene de ellos misericordia los guiará, y los conducirá a manantiales de aguas.  Isaías 49:10

Dios ha prometido restaurar la vida de aquellos que se han alejado del camino de la Verdad por causa del pecado, y esas almas arrepentidas  serán libres para volar como el viento hacia la senda correcta, cuando ellos sean libertados serán apacentados por Dios, y como el Señor es el Buen Pastor no tendrán hambre ni sed espiritual porque serán saciados con su presencia, porque el Señor tendrá de ellos misericordia, serán guiados junto a aguas de reposo, y descansarán de sus caminos torcidos, aprenderán a caminar por caminos llanos junto a manantiales de agua, donde podrán calmar la sed espiritual que les ha provocado el pecado. El Señor restaurará sus vidas y serán pueblo escogido por Dios para Gloria suya. No hay nada más hermoso que ser guiado por Dios, en medio de un mundo tan peligroso y desbastado,  esa guía le asegura lograr llegar hacia la patria celestial, pues al final de cuentas  en este mundo solo somos peregrinos, estamos de paso, pero guiados de la mano de Dios iremos seguros hacia nuestro destino eterno.