Opinión

NOVENO CONGRESO MUNDIAL DE LA QUINUA

Ing. Agr. Mauro Erazo Vélez
Presidente del Foro Agropecuario Ecuatoriano
Presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Ecuador

 

La quinua es un alimento ancestral consumido por las culturas indígenas de la región andina desde tiempos inmemoriales. La cañihua, un pequeño grano que a sido central en la alimentación de las poblaciones incas durante siglos, podría hoy ser una potente fuente de nutrientes en el mundo contemporáneo. En Ecuador, la quinua es considerada un superalimento debido a su alto contenido de proteínas, fibra, vitaminas y minerales, convirtiéndola en un alimento muy completo y beneficioso para la salud.

También conocida como «trigo inca», pertenece a la familia de las espinacas, aunque la quinua que se comercializa en Europa prescinde de las hojas. Es rica en proteínas (8%), grasas insaturadas y magnesio, y es muy fácil de digerir. Se presenta en grano (como arroz), copos o grano hinchado. La quinua se cultiva principalmente en las regiones de la sierra ecuatoriana, donde las condiciones climáticas y geográficas son propicias para su cultivo. Los agricultores indígenas han sido los guardianes de esta semilla sagrada, transmitiendo de generación en generación sus conocimientos sobre su cultivo y elaboración.

En Ecuador, el consumo de quinua ha aumentado en los últimos años debido a su reconocimiento como un alimento saludable y nutritivo. Se ha incorporado a la dieta de muchas personas como una alternativa al arroz o al trigo, y su versatilidad en la cocina la ha convertido en un ingrediente muy apreciado por chefs y amantes de la gastronomía.

La quinua ecuatoriana se encuentra disponible en diversas presentaciones, desde granos enteros, harina y hojuelas, hasta productos procesados como barras energéticas, pasta y galletas, entre otros. Además, ha ganado renombre internacional por su calidad y sabor único, siendo exportada a diferentes países del mundo.

Sin embargo, a pesar de su creciente popularidad, la quinua ecuatoriana enfrenta diversos desafíos como el cambio climático, la erosión de suelos, la competencia de otros cultivos y la falta de apoyo a los agricultores indígenas, así como la falta de política pública.

Es importante valorar y apoyar la producción local de quinua, promoviendo su consumo y contribuyendo a la conservación de esta semilla milenaria. En 2022, se sembraron alrededor de 837 hectáreas en dos provincias de la serranía ecuatoriana. En 2025, Ecuador será sede del Noveno Congreso Mundial de la Quinua, organizado por la Asociación de Productores de Semillas y Alimentos Nutricionales Andinos MUSHUK-YUYAY, invitando al sector agropecuario a descubrir el maravilloso mundo de la quinua ecuatoriana y disfrutar de sus beneficios para la salud y el paladar.

En resumen, la quinua en Ecuador es más que un alimento; es parte de la cultura y la identidad de los pueblos andinos. Su importancia radica en su valor nutricional, su sabor y su contribución a la diversidad alimentaria. El gobierno nacional, bajo la dirección del Ing. Daniel Noboa Azín, con una vocación agrícola ancestral, debe promover activamente el cultivo de quinua como una forma de impulsar la agricultura sostenible y mejorar la soberanía alimentaria en nuestro país. Sin embargo, para que este proyecto sea exitoso, necesitamos el apoyo de todos.

Por eso, el Foro Agropecuario Ecuatoriano les invita a considerar el cultivo de quinua en sus tierras, ya sea a pequeña o gran escala. Además, les animamos a consumir quinua en sus hogares y a promover su consumo en nuestra sociedad. Con el apoyo de todos, podemos hacer de la quinua un cultivo emblemático de nuestro país y contribuir al desarrollo sostenible de nuestras comunidades.

¡Apoyemos todos el cultivo de quinua y hagamos de nuestro país un referente en la producción de este valioso alimento! ¡Gracias por su compromiso y apoyo! ¡VOLVER LA MIRADA AL CAMPO!