Opinión

Nos siguen viendo la cara de pendejos.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil.

 

Luego del bochorno ocasionado con el Habeas corpus, otorgado a un delincuente sentenciado, en dónde el Presidente si fue advertido del mismo y se lavó las manos, señalando de manera cínica que no interferirá en la administración de justicia, cuando el SNAI depende del Ejecutivo y debió exigir, se cumplan todos los protocolos para dejar en libertad a los reos de manera general, y sin la urgencia y celeridad en un fin de semana, lo que sin lugar a dudas debió existir una orden del más alto nivel, para que los agenciosos de la SNAI le abran las puertas y con barras afuera.

Las declaraciones valientes y acertadas al respecto, del analista comentarista don Carlos Vera en radio centro, son muy graves y desnudan la trama colusoria y graves violaciones a la ética, de alguien que juró cumplir y hacer cumplir la Constitución en el ámbito de su competencia.

¿Quiénes somos perjudicados en esta trama colusoria? pues toda la sociedad sin lugar a dudas, nos han visto nuevamente la cara de pendejos, se tiran la pelota Lasso, Murillo, Saquicela, la Fiscal Salazar sé siente traicionada y decepcionada, los dirigentes políticos mudos y castrados jugando a deshojar margaritas, y el delincuente muy campante como Jhonny Walker con protección, seguridad y exhibido como trofeo (por trompudo y feo) y héroe…

¿Dice LASSO que la muerte cruzada podría bloquear las inversiones y el prestigio del País…pero este escándalo y burla a la justicia y a los ciudadanos que carajo creen que pensarán de nosotros afuera?

¿Y cómo si no pasará absolutamente nada grave, dice que mañana viernes va a Israel para obtener información sobre temas de inteligencia y seguridad? Otra vez o es un completo irresponsable y cínico, o su megalomanía lo lleva a creer, que sólo él puede tomar decisiones y por eso no delega en sus ministros y asesores, asuntos que pueden incluso conocer, pero él quiere ser la vedette o huye como el hombre de la silla rodante, cada vez que olía a problemas y crisis.

No podemos dejar que el delincuente liberado mañosamente, siga desafiando a todos, prevalido de algún chanchullo acordado bajo mesa.

Hemos cambiado en efecto luego de la pandemia, somos más débiles, nos manipulan con mayor facilidad y quizás por la cuarentena forzada, preferimos ignorar y solo pensar, si estaremos vivos mañana y si nuevamente otra mutación se presenta, o no nos asesinan en nuestras casas.

De mi parte, el gobierno y todos sus compinches que se vayan al diablo, pero no sigan jodiendo al Ecuador…

Semper Fi.