Actualidad

Norero pagaba facturas, regalaba celulares y entregaba dinero a policías, dijo Fiscalía

Las investigaciones del caso Metástasis revelaron que Leandro Norero habría coordinado con el coronel Neycer Mazón un falso operativo en el que se llevaron esculturas de la casa ubicada en el lujoso sector de Riveras del Batán.

El caso Metástasis, en el que se investiga a 38 personas por su presunta vinculación con el fallecido Leandro ‘El Patrón’ Norero Tigua, ha puesto en evidencia la penetración del narcotráfico dentro de la Policía Nacional, aseguró la fiscal Diana Salazar.

Las investigaciones del caso han logrado identificar a ocho uniformados que habrían trabajado con Norero, incluso alterando evidencia e influyendo en los procesos judiciales en su contra. La investigación de la Fiscalía logró reconstruir una presunta organización delictiva, encabezada por Norero, en la que actuaban abogados, jueces, fiscales, policías y funcionarios del Servicio de Atención a Privados de la Libertad (SNAI).

Los policías habrían sido una pieza clave a su favor en el juicio por lavado de activos que se seguía en su contra. ‘El Patrón’ fue detenido en mayo de 2022, en un mega operativo en su vivienda, ubicada en la lujosa urbanización de Ribera del Batán, en Samborondón. En su contra, se levantó un caso por el delito de lavado de activos, por haber usado empresas para «blanquear» dinero del narcotráfico.

La casa, con todo lo que había en su interior, fue decomisada, al igual que otras propiedades, autos y menaje. Pero Norero quería buscar la manera de recuperar al menos parte de sus cosas.

Los mensajes hallados en el teléfono de Norero, y ahora usados en el caso Metástasis, revelan que uno de sus abogados le cuenta que tiene contacto con el teniente coronel Neycer Mazón, jefe del distrito Samborondón.

El policía fue detenido también, y es uno de los vinculados en el caso. El abogado le cuenta a ‘El Patrón’ que el coronel Mazón «se portó calidad» y, junto con otros policías, «ayudaron a sacar las esculturas» de la casa de Ribera del Batán.

Esto, según narró la fiscal Diana Salazar, fue parte de un «falso operativo» que montaron en coordinación con la defensa de Norero para desaparecer algunos bienes de la mansión.

El caso por lavado de activos

La red de Norero dentro de la Policía también buscaba influir directamente en el caso que se seguía en su contra y la de su familia, llevado por la fiscal Lidia Sarabia por lavado de activos, dijo la fiscal general, Diana Salazar.

Los mensajes muestran que los abogados de ‘El Patrón’ le reportaban los diálogos que mantenían con agentes policiales que habrían ayudado a modificar evidencia o causar problemas en la investigación contra él y su familia.

Los uniformados involucrados en esta parte del caso son:

Héctor Paredes Flores, agente de la Dirección de Lavado de Activos (Dilat), identificado por Norero y sus abogados como su «peón». Se encargaba de enviar a la defensa de «El Patrón» los borradores de los informes, «ejerciendo influencia y contaminando a la investigación». La fiscal Salazar aseguró que para él se habría planteado un «beneficio» de USD 300.000 por la alteración de evidencias, falsificación de informes y fraude procesal.

Cristian Chicaiza Chauca, también agente de la Dilat. Recibió un celular iPhone 13 max como regalo de Norero a través de sus abogados, a cambio de que les pase información sobre las investigaciones. Sin embargo, en un audio, la defensa le cuenta a Norero que Chicaiza no va a usar el celular porque sus compañeros le han cuestionado cómo consiguió un teléfono tan caro. A este uniformado, le piden que «desaparezca» los teléfonos de Norero que fueron recogidos tras su detención.

Ángel Leal Pincay, agente de la Dirección de Dirección Nacional de Delitos contra la Vida (Dinased). Filtraba información sobre los operativos de dicha dirección, ocultaba elementos de prueba y ubicaciones de organizaciones aliadas a Norero.

Genaro García Cedeño, agente policial y perito informático. Según la Fiscalía, se robó el token que permite usar una aplicación para extraer la información de teléfonos, impidiendo que se explote los celulares de Norero. Envió una foto a sus abogados del dispositivo.

El socio de Norero

En la investigación, también aparece el nombre de otro policía: Armando Heriberto Ruiz Torres, mayor de la Policía Nacional que trabajaba como jefe distrital en Colta, Chimborazo. Este uniformado habría trabajado directamente con Norero, lavando su dinero, a través de la compra y venta de automóviles.

Según las investigaciones de la Fiscalía, recibía cheques que depositaba, y después de «blanquear» el dinero, este se usaba para los pagos de sobornos a funcionarios judiciales.

Fuente:  PRIMICIAS