Opinión

NO SE DEBE JUGAR CON LOS AFILIADOS Y PENSIONISTAS NI CON LA INSTITUCIÓN QUE SON LEGÍTIMOS DUEÑOS.

Jaime Flores Ojeda/Quito.

jmfo2008@hotmail.com

 

 

No se trata de quitar beneficios de la seguridad social a los campesinos, como sugieren algunos ciudadanos, sino de optimizar, que es diferente. Lo que pasa es que en la campaña 2023, se dijo algo distinto en relación con lo que se iba a hacer en el IESS para fortalecerle, que es diferente a lo que está sucediendo en estos momentos de periodo electoral. Una de las formas de fortalecer es depurar casa adentro, no mantener a los bandoleros cabezas y mandos medios de 17 años, autores y coautores del problema, no solo en el IESS sino en todo lado, incluso aumentando el número con correistas de cepa y luego que el pueblo nuevamente dijo: ¡Basta de correistas!, con la goleada 9-2 de la Consulta Popular.

Henry Llanes, representante de una de las asociaciones de jubilados, ha sido muy enfático con la iniciativa ciudadana para salvar al IESS, sin topar los beneficios de los campesinos pero sí poniendo un valor real, no político, al aporte, entre otras acciones, como son la conformación del Consejo Directivo, la administración del Banco del Pacífico y el pago de la deuda del Estado, que tanto asambleístas como el Gobierno, no han tenido por lo menos la gentileza de analizar a conciencia y deciden por su lado y con su trompeta, más aún sin tomar en cuenta, repito, que se trata de una iniciativa ciudadana.

Este año donde comenzarán a moverse las fichas electorales, con las mismas reglas del juego electoral vigentes desde 2008, que la irresponsabilidad ciudadana carente de proactividad y por supuesto las autoridades de turno no han hecho algo por cambiar, serán aún más cuidadosos de proteger el costo político a como dé lugar y si va contra el bien común de los afiliados y pensionistas es lo menos importante. Están olvidando que actualmente existen 3,8 millones de afiliados y este año se llegará a 700.000 pensionistas, que juntos suman aproximadamente el 40% del padrón. Si se toma en cuenta a los asegurados, en edad de votar, fácilmente se supera el 50% del padrón. Minimizar ese número o que los correistas capten el descontento de ellos, puede ser fatal para el futuro del país en 2025.

El Presidente Noboa con el incremento del IVA, así no haya tomado en cuenta otras fuentes alternativas de ingresos a la caja fiscal, que ahora es tarde y también conlleva un costo político, debería cumplir la promesa de campaña a los jubilados de un SBU de pensión mínima y comenzar a devolver el IVA a ciudadanos discapacitados y de la tercera edad, que está detenido desde noviembre 2023 a la fecha (medio año). Son solo dos acciones, por el camino correcto del bienestar de una población vulnerable, que quizás no sean tantos votos, pero el resto de los ciudadanos proactivos que no están en esa población, verían con buenos ojos y aceptación popular. Prescindir de los servicios de los correistas, tal como van las cosas, no van ni a intentar y más bien continúan ciertos ministros aumentado el número de sus panas. Por lo menos hagan algo por el pueblo de a pie, que están en edades que algún rato ojalá tengamos la bendición de llegar todos.