Opinión

No paran los correazos

Antonio Aguirre M.

antonioxaguirre@gmail.com

La manía impositiva ha sido el estandarte de la Revolución Socialista Comunista del Siglo XXI, antes de su retiro forzoso no  se olvidaron de clavar otra estaca en la economía de los ecuatorianos y la Asamblea Nacional aprobó la ley  para la Eficiencia de la Contratación Pública.

Este nuevo golpe  consiste en una contribución   por la mejoras y obras a cargo del Gobierno o los Municipios y deberá ser pagada por los propietarios de inmuebles que estén cerca de alguna obra pública, ya sean estas intercambiadores de tráfico o las escuelas del milenio bautizadas por el Candidato privilegiado como elefantes blancos y otras obras todavía no mencionadas.

El cobro se ejecutará cuando concluya la obra y la contribución no excederá el 50 % del beneficio recibido por la inversión de la obra. Se encarga al Servicio de Rentas Internas (SRI), la reglamentación y el cobro  de esta nueva contribución (Tributos), este sería el correazo número 32 que equivale a uno cada cada 114 días de este conflictivo régimen.

Es de suponerse que la inversión en el desarrollo nacional que tanto promociona el gobierno, sería financiada con el beneficio de las actuales rentas del Estado, pero la factura se la están pasando al sacrificado compatriota que obligado tendrá que aportar a la construcción de obras que en algunos casos no prestan ninguna utilidad a la comunidad. 

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.