Opinión

No hay que temerle a Sinovac

Daniel Tristancho Cubillos/Guayaquil.

Universidad Casa Grande

 

Cada vez se vuelve más notorio el miedo que suscitan las vacunas chinas en la población, que tiende a evadirlas en cierta forma esperando a asegurar un lugar donde pueda inocularse con las vacunas estadounidenses, Moderna y Pfizer, o la europea AstraZeneca. No obstante, ese miedo está inconscientemente fundamentado en pura desinformación y cierto prejuicio con base en la idea de que todo producto chino es inferior a lo que surge de occidente.

Si bien no toda la población tiene este tipo de opinión con respecto a Sinovac, un gran porcentaje sigue aferrándose a la opción de esperar y buscar incansablemente un lugar donde un punto de vacunación donde un lote de Pfizer, u otra vacuna occidental, estén siendo utilizados. Esto no es nada bueno teniendo en cuenta que la vacuna que tiene mayor presencia en los puntos de inoculación es precisamente esta.

Lo primero que mencionan las personas que rechazan esta vacuna china es que su efectividad es precaria. La desconfianza por introducir en su cuerpo algo procedente de un país en el que muchos no confían también es un gran elemento disuasivo, y finalmente, las narrativas faltas de lógica impuestas por los “antivacunas”, quienes niegan la efectividad de la vacunación y prefieren combatir el virus con una vida saludable.

Hace unos días, un estudio de la Universidad Católica de Chile, liderado por el director del Instituto Milenio en inmunología e Inmunoterapia (IMII) reunió a 2300 voluntarios que fueron vacunados con Sinovac hace varios meses. Tras el análisis, se pudo constatar que solo el 2% de los vacunados experimentaron síntomas de covid-19, y menos del 1% tuvieron que ser hospitalizados, sin llegar a instancias graves.

Chile fue un país que empezó a vacunar de forma masiva mucho antes que Ecuador, y el hecho de que el 98% de vacunados con Sinovac no hayan desarrollado ningún problema relacionado al covid-19 es prueba irrefutable de la efectividad de la vacuna.

No hay que temerle a la vacuna Sinovac. Ahora que la variante Delta llegó a territorio ecuatoriano, es urgente que todo ciudadano comience a vacunarse. La Organización Mundial de la Salud ya ratificó todas las vacunas autorizadas para uso de emergencia, entre las que se encuentra Sinovac. Si estás en la fila de un punto de vacunación y te enteras de que están vacunando con Sinovac, no temas ni te preocupes, puesto que es altamente efectiva, así como el resto. No estamos en un momento en el que nos podamos dar el lujo de elegir entre ellas y siempre hay que tener en cuenta que el riesgo que supone contagiarse de covid-19 supera inmensamente el riesgo de vacunarse, el cual es en extremo poco frecuente.