Actualidad

“Si no estudiamos, no somos nada”: Noelia Garella, la primera maestra argentina con síndrome Down

Noelia Garella, la primera maestra con síndrome de down de Argentina, llegó a Ecuador como invitada especial de la Fundación Fidal, que le entregó el premio Noûs a la excelencia educativa, en una ceremonia la noche del miércoles.

El sueño de Noelia Garella desde pequeña era ser ‘maestra jardinera’, como se llama a las maestras de preescolar en su natal Argentina, y no desistió hasta convertirse en la primera con síndrome Dawn en su país.

Con su hermana Romina jugaba que estaba en una clase y que los alumnos eran sus muñecos y peluches. Después de acabar el “cole” Noelia les dijo a sus papás que quería ser maestra y ellos la apoyaron para cumplir su sueño.

En 2007 recibió su título en el Instituto Superior de Profesorado Dr. Antonio Sobran de la ciudad de Córdoba y después se dedicó a impartir clases en dos escuelas. A ella le encanta el amor que recibe de los niños y asegura que ella también les profesa todo su cariño en sus clases de lectura.

“Después de acabar la primaria y secundaria quería ser maestra jardinera y le pregunté a mi familia si podía y mi mamá y mi papá me dijeron ya vamos a ver cómo hacemos para estudiar. Y fuimos a un lugar que se llama Dr. Antonio Sobran donde empecé a estudiar”, contó Noelia a Andes en su primera visita a Ecuador esta semana, a donde llegó para participar en la Feria de Innovación y Excelencia Educativa, donde la Fundación Fidal le entregó el premio Noûs.

Noelia había seguido una carrera de maestra jardinera por tres años pero no le fue fácil encontrar trabajo estable. Los primeros años participó en campañas de educación bucal.

Su carisma fue reconocido por la comunidad, grupos de maestros y la directora del jardín municipal Capullitos, quienes pidieron a las autoridades locales que la incluyeran en el equipo de educadores, y fue así como en 2012 empezó a dar clases de estimulación temprana a la lectura a niños de entre 3 y 5 años de edad.

“El intendente de Córdoba Ramón Javier Mestre fue al jardín. Hicieron un acto y notas. Los vecinos, los compañeros y la directora lo pidieron y empecé. Cuando empezaron a conocerme me pidieron que inicie”, contó con emoción.

“Yo empecé con niños de 3, 4 y 5 años y ahora estoy en el jardín Jeromito, cerca de mi casa porque el otro jardín era un poquito más lejos, y ahora tengo alumnos de 1,2 y 3 años”, añadió.

Lo que le gusta de su trabajo es “la ternura de todos los pequeños” y asegura que gracias a su trabajo a conocido varias ciudades de Argentina y también ha ido a España y ahora a Ecuador.

Esta maestra ha recibido varios reconocimientos por su profesión y su historia ha traspasado fronteras a través de las publicaciones en medios de comunicación internacionales. Por eso no tiene miedo a las cámaras pues constantemente es entrevistada en programas de televisión, además que también participa en radio.

“Soy panelista de un programa de radio ‘Somos lo que hacemos’. Es lo mismo que ustedes, porque después de la entrevista, yo hago un itinerario de Córdoba o cuento cuentos que sé yo y después ella lo edita y lo pone en el Facebook”, dijo.

Garella nunca se cansa de aprender. Ahora es instructora de natación y estudio un posgrado en Folkclore. También ayuda a su hermana Romina en su escuela de verano.

“Le ayudo con chicos especiales, a cambiarles, a que compren algo, hacemos fútbol, básquet, o nos vamos a la pila y luego merendamos”, relató.

Pero ella tiene un mensaje para todas las personas que como ella tienen un sueño: “que no bajen los brazos que en esta vida si no estudiamos, si no trabajamos, no somos nada. Hay que estudiar, hay que trabajar, todo se puede y sigan adelante”.

ANDES