Ciencia

Niños podrían padecer várices

El sedentarismo y la obesidad son algunos de los factores que propiciarían su aparición

GUADALAJARA. Las várices son un padecimiento que presentan con más frecuencia las mujeres, con una proporción de uno a cinco, pero también pueden presentarse en menores de edad, por lo que deben ser atendidos por un especialista para evitar posibles complicaciones.

Francisco Isaac Almaguer, médico del Hospital General de Occidente (HGO) de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), explicó que las várices son una dilatación anormal del sistema venoso, que se encarga de recoger la sangre, éstas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero las piernas son el lugar más común.

Indicó que su aparición es multifactorial, pero las causas usuales son el sedentarismo, la obesidad, la baja actividad física y el factor hereditario.

Mencionó que en las mujeres influyen los componentes hormonales y los embarazos, “también incide la dieta con hábitos de alimenticios que ocasionan estreñimiento o distensión abdominal”.

Precisó que los síntomas no siempre son acordes a la severidad del padecimiento, ya que hay pacientes que sólo tienen hormigueo, entumecimiento de las piernas, sensación de pesadez extrema o cansancio, hinchazón o edema de la pierna, así como aparición de moretones y sangrado a través de úlceras.

Detalló que entre las complicaciones están la trombosis venosa profunda y la superficial, “ambas son dolorosas y pueden dejar secuelas a largo plazo, como la aparición de úlceras que pueden llegar a tener sangrados importantes”.

Manifestó que el paciente generalmente acude al especialista, cuando las várices son detectadas visualmente o cuando ya tiene alguna complicación severa, como úlceras infectadas o sangrantes.

Exhortó a los jaliscienses a que acudan a hacerse una revisión con su médico de confianza, sobre todo aquellas personas que su actividad física es muy pobre y que sienten ya algunas molestias en sus piernas.

Recomendó hacer ejercicio, especialmente aeróbico, como la caminata y natación, cuando menos tres veces a la semana, así como mantener una dieta balanceada. (Internet/La Nación)