Internacional

Nicaragua otorga asilo al expresidente panameño Martinelli

El expresidente panameño Ricardo Martinelli solicitó asilo este  en la embajada de Nicaragua tras perder el último recurso para anular una condena de casi 11 años de cárcel y 19 millones de dólares de multa por blanqueo de capitales. El Gobierno que preside Daniel Ortega en Nicaragua otorgó la medida.

“De conformidad con la Convención sobre Asilo de 1928 y la Convención sobre Asilo Político de 1933, ratificada por nuestro país, y reconociendo que el asilo es una institución de carácter humanitario y que todas las personas pueden estar bajo su protección, sin distingo de nacionalidad”, Nicaragua decidió “otorgar asilo al señor Ricardo Alberto Martinelli Berrocal, expresidente de la República de Panamá”, indicó la Cancillería nicaragüense en una declaración.

 

Martinelli “solicitó Asilo en la Embajada de la República de Nicaragua en Panamá, por considerarse perseguido por razones políticas y encontrarse en riesgo”, dice la nota. Su portavoz, Luis Eduardo Camacho, confirmó frente a la sede diplomática nicaragüense que Martinelli “está en la Embajada”. El exmandatario derechista (presidente entre 2009 y 2014) había iniciado el sábado su campaña a las elecciones presidenciales del 5 de mayo, un día después que la Corte Suprema publicara el fallo que rechazaba su último recurso de casación para anular la condena de cárcel.

 

Martinelli pretendía concurrir a las elecciones como líder del partido Realizando Metas (RM, las iniciales de su nombre), cuyo candidato a vicepresidente, después de haber barajado presentarse con su esposa como compañera de fórmula, era su exministro de Seguridad Pública José Raúl Molino.

 

 

Ambos eran candidatos de la “Alianza para salvar a Panamá”, que conforman RM y el Partido Alianza, que se define como nacionalista y liberal. Martinelli calificó el fallo de la Corte Suprema como una “jugada salvaje e ilegal de último momento” para sacarlo de la carrera electoral dictado por “magistrados de pacotilla”.

 

 

Martinelli ya estuvo detenido preventivamente entre junio de 2018 y junio de 2019 en un chalet celda de El Renacer, una cárcel de mínima seguridad situada en las afueras de la capital, mientras afrontaba un juicio por interceptación ilegal de las telecomunicaciones de 150 personas durante su Gobierno, un caso en el que resultó absuelto. Sus hijos fueron también investigados en un caso de blanqueo.

 

Fuente: DW