Opinión

NI LAS TABLETS SE ESCAPAN

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

La corrupción junto con la pillería y la sapada criolla no tienen límites. Y es que los planes de seguridad no surten ningún efecto, todo lo que se pueda robar cambia de dueño al menor descuido aplicando el conocido accionar de la picardía criolla.

No es nada raro, pues nuestro país está corrupto por donde lo miren ya sea para arriba o para abajo, por adelante o atrás, todo por imitar la corrupta política en todos los poderes del Estado.

El INEC acaba de reportar el robo de treinta y seis tablets entregadas a los censistas para cumplir su deber cívico y, de una vez por todas saber por lo menos cuántos somos.

Como es costumbre en nuestro país todo tipo de trámite es demorado y engorroso, pareciendo hecho a propósito para darle más facilidades a la delincuencia.

Posiblemente el precio del equipo sea más bajo que los costos de la tramitología y, si por suerte capturan al delincuente, él y sus allegados amenazarán al perjudicado hasta que retire la denuncia interpuesta ante las autoridades.