Deportes

Neme: La única falta de respeto al país son los ‘niños con bigote’

El presidente del cuadro eléctrico respondió en una entrevista a Radio City sobre las declaraciones que realizó el lunes el dirigente albo.

GUAYAQUIL. “Vergüenza seria callar. Emelec gana en cancha cumpliendo el reglamento y es por eso que tenemos un gran plantel”. Con ello, Nassib Neme, presidente del Club Sport Emelec, reprochó la postura de Esteban Paz en el tema de los jugadores que adulteraron su identidad y además le respondió al dirigente de Liga de Quito.

El lunes, Paz manifestó que Liga ganó la primera etapa «y la ganó bien» y señaló que el club azul “quiere ganar en la mesa” esa etapa del torneo nacional. Neme advirtió que el dirigente albo debe hacer algunas precisiones al respecto.

“No recurrimos a la mesa para ganar partidos, sino para defender verdades. Los que han recurrido a la mesa para tomar ventaja en el campo de juego son quienes participaron con jugadores pasados de edad, porque es en una mesa donde se fragua esto. En la mesa no ganamos nunca, sólo en la cancha”.

El dirigente azul aclaró que su postura no responde a una falta de “respeto al país” como lo mencionó Paz, y recalcó que “la única falta de respeto para el país es el de los niños con bigote, no se debe ser indiferente ante esta situación vergonzosa que está afectando a nuestro país y demanda toda la atención”, expresó Neme.

El directivo se refirió también que su intención es que se cumpla el reglamento, “no admito posiciones a medias tintas, el fútbol ecuatoriano necesita progresar y dejar atrás estos escándalos, diferente es insultar y acusar por discrepancias y ese nunca ha sido mi estilo. Yo entiendo la posición de Paz, lo que no me parece normal es que él desconozca la posición de Emelec y la de cualquier club por jugar en desventaja”, añadió.

En cuanto al tema del arbitraje de Omar Ponce el domingo pasado, el dirigente eléctrico descartó presentar cualquier reclamo porque aseguró que “reclamar en la FEF a su Comisión de Árbitros por el arbitraje sería como reclamar a Burger King por hacer hamburguesas”. (DO/La Nación)