Opinión

NECESITAMOS UN POLÍTICO DIFERENTE.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

Todavía falta mucho camino para transitar libremente en la carrera política para las futuras elecciones presidenciales, pero el tiempo se encargará de eliminar a los mismos de siempre adoradores de la corrupción impune, que a las buenas o a las malas, como siempre, intentarán nuevamente arrasar con todos los poderes de un Estado agonizante y famélico, de ser éste el caso, en un futuro cercano el país se convertirá rápidamente en otro estandarte del Socialismo Progresista, imitando erradamente a nuestros vecinos del norte y del sur.

Muchos, con total convencimiento, pensábamos que el actual presidente era el indicado para sustituir la podredumbre Socialista Progresista del Siglo XXI, pero con enorme decepción es fácil deducir que el remedio resultó peor que la enfermedad.

Podría ser posible que los cambios lleguen atrasados, pero no alcanzarán a recuperar la salud pública y económica de un país a las órdenes de todo tipo de delincuencia organizada que se está tomando la República entera a la fuerza y, con violencia sin autoridad que los detenga.

Después de la nueva farsa electoral de medio tiempo, en la que nuevamente están por participar algunos miembros del Jet Set Farandulero Criollo, la situación seguirá igual o peor que la actual.