Actualidad

Nebot arremetió contra las leyes en torno a la redistribución de las riquezas

Actualmente la Asamblea Nacional tramita las dos leyes: impuesto y plusvalía, propuestas por el Gobierno de Rafael Correa, anunciadas el pasado 24 de mayo.

GUAYAQUIL. ¡Basta ya de la manía impuestera y confiscatoria!, fue el pedido del alcalde de Guayaquil Jaime Nebot, quien durante la mañana de hoy a través de su cuenta oficial de twitter dejó claro su desacuerdo ante la Ley de Herencias y Plusvalía que impulsa el Gobierno, en el marco de la redistribución de riquezas.

La primera de estas, establece que toda herencia que pase de los $35.000 pagará el impuesto a las herencias que ya existe, pero aplicada a montos mayores a $68.880. Mientras el segundo proyecto de ley considera una base exenta (monto hasta el cual no se paga impuesto) de 24 salarios básicos.

El burgomaestre que ya en varias ocasiones ha insistido en que la aplicación de estas leyes obedece a la falta de dinero en el Gobierno, advirtió, que si el Estado destruye la iniciativa privada, se autodestruye también por falta de ingresos. “Si el esfuerzo, el progreso y los bienes, a través de estos impuestos, se los lleva el Estado. ¿Quién va a seguir invirtiendo?”, se cuestionó el alcalde.

Y continuó: ¿Cuál es el estímulo para trabajar? ¿Quién va a hacer crecer sus negocios y sus empresas? ¿Quién va a generar empleo?

Esto un día después de las protestas que se registraron tanto en Quito como en Guayaquil en torno a las leyes mencionadas

El burgomaestre también replicó que todos los ciudadanos, sin excepción se esfuerzan y trabajan para adquirir bienes “en función de ahorrar y dejarle algo a nuestros hijos. Ahora resulta que por los impuestos a la herencia y a la plusvalía (venta de cualquier inmueble) el producto de nuestro trabajo”, escribió.

Para Nebot, todo esto es inconstitucional, ilegal e injusto, pero fundamentalmente perjudicial para todos los ecuatorianos. “Hay que hacer retroceder a quienes proponen semejante abuso”, acotó.

En ese sentido concluyó cuestionando si la desinversión, paralización y desempleo es perjudicial para todos sin exclusión alguna, tras el discurso del Gobierno que apunta a que estas medidas afectarán a los ricos y no a los pobres. ¿Y esto no perjudica a los más pobres? (VBF/La Nación)