Internacional

Nayib Bukele asume nuevo mandato presidencial en El Salvador

SAN SALVADOR,  Nayib Bukele asumió este  sábado 1 de junio de 2024,  un nuevo mandato presidencial en El Salvador luego de ganar los comicios del pasado 4 de febrero con el 84,65 por ciento de los votos válidos, de acuerdo con las cifras oficiales divulgadas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) del país centroamericano.

Ante la presencia de miles de salvadoreños que acudieron a la plaza Gerardo Barrios en las afueras del Palacio Nacional, en el centro histórico de la capital, Bukele recibió la banda presidencial de manos del presidente de la Asamblea Legislativa, Ernesto Castro, quien lo juramentó como presidente constitucional de El Salvador para el quinquenio 2024-2029.

En la ceremonia también fue investido para el nuevo período el vicepresidente Félix Ulloa, compañero de fórmula de Bukele desde 2019, cuando inició su primer mandato al frente del Ejecutivo salvadoreño.

A la ceremonia de investidura asistieron los jefes de Estado de Argentina, Honduras, Costa Rica, Ecuador, España y Paraguay; los primeros ministros de Belice y Guinea Ecuatorial; y enviados de alto nivel de decenas de países, entre ellos China, Estados Unidos, México y Guatemala.

Por la parte china asistió, a invitación del Gobierno de El Salvador, el enviado especial del presidente Xi Jinping y ministro de Cultura y Turismo, Sun Yeli.

«Tenemos una enorme tarea, la de proteger como un león nuestro legado. El legado más grande que dejaremos a las generaciones futuras de salvadoreños», expresó el mandatario tras ser juramentado, en referencia a los avances en materia de seguridad registrados por El Salvador y que, según los analistas, le han dado su popularidad y la reelección por una abrumadora mayoría del electorado.

En ese sentido, el presidente agradeció a los salvadoreños por su apoyo y confianza para afrontar un segundo mandato.

La estrategia de seguridad del Gobierno, con medidas como la «Guerra contra las pandillas» y el Plan Control Territorial, ha llevado a El Salvador de ser uno de los países más inseguros y violentos del mundo, con tasas de homicidios por cada 100.000 habitantes de dos dígitos, al de mejor resultado de ese indicador en América Latina en los últimos dos años.

Según las cifras oficiales, El Salvador registró en 2023 una tasa de homicidios de 2,4 por cada 100.000 habitantes, cifra notoriamente inferior a la de 2021 (18,1) y otros años precedentes como 2015 (105), el más violento de su historia reciente.

Luego de los logros alcanzados por Bukele en materia de seguridad durante su primer mandato, expertos anticipan como los principales desafíos del presidente salvadoreño para su segundo periodo la reactivación de la economía del país y la disminución de la pobreza y la deuda pública.

Para afrontarlos contará con una mayoría calificada en el Congreso, en tanto el partido oficialista Nuevas Ideas obtuvo 54 de las 60 diputaciones, lo que le permitirá emprender un mayor número de reformas e impulsar iniciativas legislativas acordes con su plan de Gobierno.

Por:  XINHUA