Opinión

Navidad triste para Barcelona

Antonio Aguirre Medina

antonioxaguirre@lanacion.com.ec

El fracaso del equipo en el último Clásico del Astillero en el que ganó el vicecampeonato entristeció a más de la mitad de los ecuatorianos, que sorprendidos por una actuación negativa no contemplada del mediocampista Alex Bolaños contra su hermano, el delantero Miller Bolaños de Emelec, que prácticamente dejó al equipo desconcertado e indefenso.

No nos toca analizar la mala fe o predisposición de las mencionadas faltas descalificadoras, pero si estamos de acuerdo en que los directivos del club separen a este mal futbolista, así también debe pensar el deshacerse de otros jugadores que están mal acostumbrados a sacarse las camisetas  cuando convierten un gol provocando la correspondiente tarjeta amarilla. También debería pensar en terminar relaciones con jugadores que constantemente reclaman a los árbitros, haciéndose expulsar; y otros, que se consideran estrellas y en los partidos definitorios se esconden de las jugadas.

Felicitamos a la dirigencia y cuerpo técnico que después de la primera vuelta recibieron un equipo desmoralizado y falto de físico, meritoria la actual del director técnico Rubén Israel, que con esos mismos jugadores llegó a definir la final del campeonato.

Felicitaciones a la dirigencia, cuerpo técnico y jugadores de Emelec que supieron tener una continuidad a lo largo del campeonato realizando una muy buena campaña en la Copa Libertadores de América, evento que llegó hasta los cuartos de final.

Pocas personas se acuerdan de felicitar al joven presidente de Asoguayas que este año como ningún otro logró que los equipos de la institución que representa sean campeón y vicecampeón del fútbol nacional y además haber logrado que un tercer equipo del Guayas ascienda a la primera división de nuestro balompié nacional.

Deseamos de todo corazón a nuestros lectores una Feliz Navidad  junto a sus allegados.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor