Deportes

Nadie da por muerto a Nadal

Los nueve títulos que arrastra y la única derrota que ha concedido en el estadio parisiense son argumentos bastantes para que olvidarle sea aventurado.

PARÍS. “Rafa es, sin duda, uno de los favoritos”, responde calmado Novak Djokovic, el número de uno del mundo, que de esta forma resume un sentimiento general que inunda Roland Garros: nadie da por muerto a Nadal.

A pesar de llega al asalto de su décima Copa de los Mosqueteros con peores resultados que nunca, a pesar de que en la gira de tierra batida se ha vacilado, el mallorquín está en todas las quinielas.

Los nueve títulos que arrastra y la única derrota que ha concedido en el estadio parisiense son argumentos bastantes para que olvidarle sea aventurado. Nadie quiere correr ese riesgo.

“Creo que sigue siendo capaz de jugar su mejor tenis en la tierra batida de París. Solo ha perdido un partido aquí. El historial habla más que su nivel actual”, señala Djokovic que no quiere apartar tan pronto a su verdugo en la final del año pasado.

Nadal llega tocado pero nadie quiere menospreciar su capacidad de recuperación. El efecto estimulante que sobre el tenis del mallorquín genera respirar el aire de París, pisar su tierra batida, encontrarse con sus pistas. Y, sobre todo, nadie considera sencillo ganar al mallorquín tres mangas en esas condiciones.

“Salvo que alguien me muestre lo contrario, creo que es muy difícil ganar a Rafa aquí”, asegura el suizo Roger Federer, número dos del mundo, que nunca lo ha conseguido.

El helvético analiza: “La pista es más lenta y eso es mejor para él, sufre menos a los grandes sacadores. Además, se juega más desde el fondo de la pista y ahí él es increíblemente fuerte, cuando se convierte en una batalla física, mental, encuentra los ángulos para ganar”.

“En Roland Garros encuentra bien su cadencia y en cinco sets tiene más margen. Tiene más confianza que nadie y el resto de los jugadores son conscientes de lo difícil que es superar ese escollo. Por todo eso creo que aquí Rafa encuentra ventajas. Y, cada vez que tiene que probarlo, lo consigue. Por eso su récord es increíble”, agrega Federer.

El suizo es el único tenista del cuadro final que tiene en su casa una Copa de los Mosqueteros. A parte de Nadal. Y aunque no se descarta a sí mismo para el triunfo -“todavía me veo capaz de ganar un Grand Slam”, asegura el tenista de 33 años-, sigue poniendo al mallorquín un escalón por encima.

El británico Andy Murray, que ganó a Nadal en la final de Madrid, se muestra más temperado, aunque tampoco olvida al español.

“Creo que Novak es el favorito, pero en esta pista, Rafa tiene una supremacía extraordinaria”, asegura.

El pupilo de Amelie Mauresmo pone sobre la mesa un argumento que muchos repiten en Roland Garros: “Puede alcanzar su mejor momento aquí, sobre todo si va mejorando en las primeras rondas”.

“Adora estas pistas y si la temperatura aumenta, las condiciones serán sus favoritas. Sería ridículo ignorarle. Creo que puede llegar muy lejos”, agrega.

“Porque haya perdido uno o dos partidos la gente olvida que ha ganado nueve veces y empieza a dudar. Me parece una falta de respeto. Es un campeón extraordinario y no hay ninguna razón para que no haga un gran torneo”, se indigna la rusa Maria Sharapova, como Nadal defensora del título.

La jugadora recuerda que Nadal “siempre encuentra la motivación y las ganas de probar que puede ganar” y considera “triste” que la gente no le sitúe entre los favoritos.

“Si yo hubiera conseguido lo que tiene él ya estaría satisfecha. y él parece que tiene que probar todavía de lo que es capaz”, afirma.

Con una amplia sonrisa -la habitual sonrisa- responde la número uno del mundo, la estadounidense Serena Williams, a quienes no dan nada por Nadal: “Tiene una buena oportunidad de demostrarles que están equivocados”.

Y la tiene, en opinión de la jugadora, en mejores condiciones que otros años, porque “no tiene la presión en sus espaldas”. (Efe/La Nación)