Deportes

Nadal ganó la batalla, venció a Dimitrov y habrá final soñada en el Abierto de Australia

El español sacó a relucir su experiencia e inagotable fuerza para vulnerar al búlgaro por 6-3, 5-7, 7-6, 6-7 y 6-4 en la semifinal del primer Gram Slam del año

Todos en el Melbourne Park esperaban por la final soñada entre Roger Federer y Rafael Nadal del Abierto de Australia; y sus deseos fueron órdenes.

El suizo ya había realizado su parte ayer tras vencer a su compatriota Stan Wawrinka por 7-5, 6-3, 1-6, 4-6 y 6-3. Hoy, el español tuvo que transpirar demasiado para superar al búlgaro Grigor Dimitrov por 6-3, 5-7, 7-6, 6-7 y 6-4.

Nadal inició con todo el enfrentamiento, quebrando rápidamente e imponiendo su juego ante Dimitrov, que sucumbió al caer en varios errores no forzados. La primera manga arrojó un resultado de 6 a 3.

En el segundo set, la irregularidad se hizo presente; pero el búlgaro terminó siendo el que más provecho le sacó a ese periodo del partido, al quebrar tres veces a su contrincante (en dos oportunidades lo hizo el número 9 del mundo) e imponerse por 7-5.

La batalla continuó y con una ardua paridad, la cual se terminó de inclinar por uno de los dos tenistas recién en el tie break, donde Nadal estuvo más fino e hizo valer su experiencia y juego.

Pero por algo Dimitrov arribó a esta instancia. Lejos de bajar los brazos, estiró la pelea hasta el final y llevó el encuentro a un quinto set, al imponerse por 7-6.

En la definición, con Roger Federer “festejando” por el épico y desgastante partido que disputaron, la experiencia pesó sobre la nueva camada que viene empujando. Nadal, que de largas y difíciles contiendas sabe demasiado, sacó a relucir su inagotable fuerza para cerrar el encuentro con un 6-4 y darle el gusto a todos los fanáticos del tenis: habrá la tan ansiada final contra el suizo, su archirrival.

Grigor Dimitrov lo tuvo para quebrar, pero el oriundo de Manacor ganó seis puntos seguidos y dejó mareado a su contrincante, para luego desnivelar la balanza y comenzar a escribir el final de la batalla.

Así, seis años después, uno con 35 años, el otro con 30, volverán a encontrarse en una final de Grand Slam.

Con esta victoria, el historial entre ambos se estiró a favor del mallorquín, quien está al frente por 8 juegos a 1. El búlgaro se había llevado el último encuentro el año pasado en Beijing.

“Muchas gracias por este enorme apoyo las dos semanas, fueron inolvidables. Haber llegado a la final significa mucho para mí. Estuve mucho tiempo sin competir, estoy muy contento”, confesó Nadal, quien buscará repetir la gesta lograda en 2009, apenas culminó el encuentro. En las finales de 2012 y 2014 cayó ante Novak Djokovic y Stan Wawrinka, respectivamente.

Luego, se refirió al esperado encuentro con Roger Federer: “Todos estamos contentos. Primero espero recuperarme bien, je. Es un privilegio, es muy especial para nosotros estar en finales y poder competir luego de algunos años y tener problemas”.

“Estuve con él en la apertura de mi academia, no le puedo dar las suficientes gracias por lo que ha hecho por mí. Hablamos de esto, de tratar de regresar. Él tenía lesiones en la rodilla, yo en la muñeca. Apenas pudimos pelotear con los niños, la verdad esto es un sueño hecho realidad para los dos”, concluyó un Rafa que desbordaba de felicidad.

En tanto, en la final de dobles en silla de ruedas, el argentino Gustavo Fernández –ya está en la final de singles que se disputará mañana-, en pareja con el inglés Alfie Hewet, cayó ante el belga Joachim Gerard y el inglés Gordon Reid por 6-3, 3-6 y 1-0. (INFOBAE)