Opinión

Nada es privado

Eliana Cañizares/Guayaquil

eliana.canizares@casagrande.edu.ec

 

El documental ‘El Gran Hackeo’ expone el uso antiético de los datos de millones de usuarios de Internet y redes sociales para manipular el comportamiento de personas con fines políticos.

El caso específico que se mostraba en el documental, era la campaña política de Donald Trump en el 2016, en ese entonces candidato a la presidencia de Estados Unidos, contra Hillary Clinton. Los analistas de información recogían los datos de los votantes para lanzar propaganda que les interesara personalmente, y así cambiar el curso de las elecciones a favor de Trump.

Muchas personas creen la teoría conspirativa de que nuestros teléfonos nos escuchan, y que de ahí obtienen nuestros datos para saber qué clase de publicidad mostrarnos. Lo cierto es que nosotros mismos otorgamos esta información sin saberlo.

Esto sucede porque la mayoría de usuarios no leen los términos y condiciones de las aplicaciones en las que se registran. Al tocar el botón ‘aceptar’ estamos dándole permiso a gigantes tecnológicos de acceder a nuestro perfil, mensajes privados, fotos, lista de amigos, etc.

Es interesante pensar en que hay más información flotando por la nube sobre nosotros que lo que imaginamos.

Estos datos son usados para crear perfiles de personalidad, que servirían a las empresas detrás de campañas electorales para determinar la inclinación política de un grupo de personas. De esta manera, los usuarios eran bombardeados de información, en este caso para votar por Donald Trump.

El uso ilegal de datos para fines políticos es antiético. Las personas que navegan por redes sociales y son manipuladas por información falsa son víctimas de una red que prioriza el interés económico sobre la privacidad.

Por eso es necesario que, como usuarios constantes del Internet y de las redes, estemos al tanto de cómo proteger nuestro derecho a la intimidad, leyendo los términos y condiciones de las aplicaciones que usamos, y entendiendo que nada de lo que compartimos online es privado.