Internacional

(Multimedia) ESPECIAL: Fuerte sequía en Amazonia impacta negativamente a Brasil y países vecinos

Por Pau Ramírez

RÍO DE JANEIRO, La selva amazónica sufre este año una intensa sequía que será peor que la vivida en 2023 y que afecta a Brasil y los países vecinos, como en el caso de la región del Pantanal, territorio compartido por tres naciones, que es escenario de devastadores incendios, advirtieron especialistas.

«La sequía que hay en la Amazonia acaba afectando el clima de todo el país, más seco y favorable a los centenares de fuegos que estamos viendo en el Pantanal», señaló en diálogo con Xinhua el climatólogo del Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonia (INPA), Renato Cruz.

El especialista explicó que aunque las cuencas experimentan ciclos de sequía y lluvia que crean un equilibrio, este año «la temporada de lluvias, que debería estar terminando ahora, ha sido muy escasa» y ha marcado «los niveles más bajos registrados hasta ahora», con «menos del 5 por ciento de lo previsto» en lluvias.

Cruz sostuvo que esta situación es reflejo de la combinación de dos factores: el fenómeno de El Niño, que aunque ya pasó, debido a su intensidad, sus efectos se seguirán sintiendo en los próximos meses, ya que «cambió los patrones de viento y humedad, traduciéndose en menos precipitaciones y temperaturas más altas, especialmente en el norte».

Sumado al calentamiento del Atlántico Norte Tropical, «que se encuentra justo encima del Ecuador y que también inhibe la formación de nubes. Esto también ha reducido el volumen de precipitaciones en el Amazonas. El fenómeno se debe principalmente al cambio climático.», puntualizó el experto.

Según el Centro Nacional de Monitoreo y Alerta de Desastres Naturales (Cemaden), vinculado al Gobierno federal, en junio de 2023, cuando la sequía amazónica cobró fuerza, había solo una ciudad en sequía extrema y 44 municipios sequía severa, frente a las 82 ciudades y 735 municipios que hay actualmente.

Prueba de ello son los incendios en el Pantanal, el mayor humedal del mundo y cuyo territorio comparten Brasil, Paraguay y Bolivia, que este año es víctima de severos incendios que ya superaron incluso los devastadores fuegos de 2020, que consumieron el 26 por ciento del bioma.

Ante esto, los climatólogos esperan que con la llegada de La Niña, cuando se produce un enfriamiento del Océano Pacífico Central Ecuatorial y Central Oriental, haya más lluvias en la región que ayuden a que la cuenca se recupere y mejore la situación dramática actual.

«Necesitamos que La Niña sea típica, es decir, que actúe como se espera y traiga lluvias. Esto es una incertidumbre porque tuvimos un El Niño atípico, mucho más intenso, que cambió los patrones y precisamente intensificó la sequía que estamos viendo», comentó a Xinhua Ana Paula Cunha, especialista en Sequía del Cemaden.

El año pasado, los expertos vaticinaban que la sequía en Amazonas, el mayor estado de Brasil, podría extenderse a gran parte del país, incluido el sureste, tal como ha ocurrido.

«La Amazonia es exportadora de humedad al resto del país, y es este proceso el que favorece las lluvias en gran parte del territorio nacional. La humedad llega del océano a la desembocadura del Amazonas y circula por el Amazonas, que empuja este aire húmedo hacia el resto del país», explicó Cunha.

Según la especialista, «la alteración de este ciclo provoca sequías más allá de la Amazonia. Si no hay humedad en la Amazonia, no hay forma de distribuirla por todo Brasil, y el resultado es un efecto dominó con sequía en todo el país».

«La sequía se está apoderando del país y es peor que la del año pasado. Esto se traduce en incendios en varias zonas del país, falta de lluvias e impacto en los suministros. Nuestro sistema está interconectado», agregó.

De acuerdo con un estudio de Mapbiomas, divulgado esta semana, la superficie cubierta de agua en el Pantanal ha ido disminuyendo desde 1985, hasta anotar incluso un 61 por ciento inferior a la media histórica en 2023.

El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) señaló que este año se ha registrado el mayor número de incendios en la Amazonia en ocho años.

Ante esto, las autoridades amazónicas han pedido a la población que se aprovisione de agua y alimentos para hacer frente a los bajos niveles de agua en algunas regiones.

Por:  XINHUA