Economía

Multas, pensiones alimenticias, afiliaciones al IESS, costo de servicios aumenta a la par del alza de $25 en el Salario Básico

El Gobierno privilegia los compromisos políticos y por segundo año consecutivo decreta un incremento en el Salario Básico, que desde enero de 2023 será de $450 mensuales. Esto le quita competitividad al país y encarece los costos internos.

Guillermo Lasso, como candidato a la presidencia de la República, lanzó la promesa de subir el Salario Básico Unificado (SBU) hasta los $500 mensuales al término de su mandado, es decir, hasta 2025.

Ese compromiso político se ha convertido en algo ineludible para el actual Gobierno, el SBU ya subió $25 para 2022; y el pasado 30 de noviembre de este año, Lasso anunció un nuevo aumento de $25 adicionales para 2023.

Con eso, el salario mínimo ecuatoriano llegará a los $450 mensuales durante el próximo año. Esto, según Sebastián Hurtado, analista político internacional, sucede mientras los salarios en los países vecinos de la región más bien se devalúan, es decir, pierden valor.

Por su parte, Juan F Roman, abogado corporativo, lamentó que en el país predomine un mediano análisis financiero y un extremo populismo desde las autoridades.

«Suben el SBU sin el más mínimo criterio y metiendo la mano al empresario para satisfacer el aplauso de la masa. Más del 90% de las empresas que contratan son micro y medianos empresarios. Con las justas llegan», puntualizó.

Más costos laborales es igual a servicios más caros
En sectores como el de restaurantes, por ejemplo, la mayoría de los negocios son micro y pequeños. Eso quiere decir que la base de sus nóminas en muchos casos cobra el salario mínimo.

Un encarecimiento del costo laboral por mes, que puede ir entre $32 y $40, puede enfrentarse en ese tipo de negocios de dos formas: reduciendo el personal para que menos hagan más cosas; o subiendo el precio final a los consumidores.

En otras palabras, un efecto inmediato de un mayor SBU, sin que la economía sea primero más eficiente y productiva, provocará que sean más caros los servicios durante el próximo año.

El pasado 28 de noviembre de 2022, LA HORA publicó en una nota en donde gremios como la Cámara de Comercio de Guayaquil rechazaban los aumentos políticos de los salarios y recalcaban que, en el mejor de los casos, el incremento máximo que podría cubrir los negocios más pequeños para 2023 no sería mayor a $11,73.

Multas, pensiones alimenticias y afiliaciones al IESS también aumentan
Cuando empiece a regir el nuevo SBU en Ecuador de $ 450, a partir de enero de 2024, también subirán los costos de las multas, pensiones alimenticias, de las infracciones y de otros cobros que utilizan de referencia el salario básico.

También será más costoso los aportes al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de los afiliados, tanto en relación dependencia como los autónomos.

Entre las multas que suben están las de las infracciones de tránsito y las relacionadas a incumplimientos de ordenanzas municipales, las cuales varían de acuerdo con cada ciudad.

Así, por ejemplo, el conductor que estacione su carro en sitios no permitidos deberá pagar $ 45 desde enero del 2023, que es el equivalente al 10 % del salario básico. Hasta este 2022, la multa llega a $42,5.

Asimismo, si conduce con la licencia caducada, se pagará $225, que corresponde al 50 % del SBU. Por exceder los límites de velocidad se tendrá que desembolsar una multa de $ 135, que corresponde al 30 % del salario unificado.

En el caso de la afiliación al IESS, el costo actualmente ya supera los $77 mensuales para un trabajador autónomo o independiente; pero para el próximo año puede superar los $80. Con esto, se perjudica principalmente a los jóvenes, que cada vez tienen menos incentivos para aportar a la seguridad social. (JS)

 

 

Diario La Hora