Opinión

MUERTE LENTA

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

 

 

 

La Economía y las Finanzas impositivas en contra vía que quiere imponer el Ministro Martínez están llevando al país a un estado de inercia total, que en pocos meses más la agonía terminará en un colapso financiero, haciendo un gran favor no solicitado, al innombrable prófugo de la justicia.

Sin desarrollo productivo y con mayor carga tributaria la economía no puede crecer, si no crece se estanca y se deteriora creando un problema social de consecuencias incalculables.

El tiempo perdido con el actual y los anteriores Ministros están llevando al país a una inacción total, llegará un momento en que los mismos empresarios a los que se debe el Ministro le empezarán a exigir su retiro del cargo por más poderosos padrinos que se esmeran en mantenerlo.

La crisis se notará a fin de año y comienzos del próximo, cuando no tengan como responder a las obligaciones contraídas y los pagos de sueldos de la abultada burocracia, si recurren a préstamos usureros el problema será de mayor envergadura y repetirían los endeudamientos masivos con cláusulas confidenciales y secretas. Igual que los de Correa, lo que confirmaría que son igual que los anteriores.

Si el Ministro sigue demostrando su incapacidad para seguir ocupando el cargo se acercaría la hora de pedirle la renuncia o renunciarlo sin que la presente, mantenerlo es peligroso y en las actuales circunstancias no amerita correr ningún riesgo.

La prosperidad y el bienestar de todos los Ecuatorianos es primordial, tratar de controlarla utilizando sistemas impositivos fracasados es tocar las puertas al destructor y voraz Comunismo del Siglo XXI.