Ciencia

Mortalidad infantil se ha reducido casi a la mitad en todo el mundo

Las principales causas de muerte de niños menores de 5 años son complicaciones en el parto prematuro, neumonía, asfixia al nacer y diarrea.

EE.UU. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho públicos los datos de las estadísticas mundiales de salud, que analizan los avances logrados en relación a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de las Naciones Unidas –las metas establecidas por los gobiernos en el año 2000 para eliminar la pobreza– en cada uno de los 194 países de los que dispone de datos.

A finales de este año, si continúan las tendencias actuales, el mundo habrá alcanzado los objetivos globales para la epidemia de VIH, malaria y tuberculosis y el aumento del acceso a agua potable. También se han hecho progresos sustanciales en la reducción de la desnutrición infantil, la mortalidad materna e infantil y en el aumento del acceso a servicios de saneamiento básico. “Los ODM han sido buenos para la salud pública”, explica Margaret Chan, directora general de la OMS. “Han centrado la atención política y han generado fondos muy necesarios para atacar los problemas de salud pública”, asegura.

Ahora, aunque los avances han sido alentadores, “todavía existen grandes diferencias entre y dentro de los países. Estos datos ponen de relieve la necesidad de mantener los esfuerzos para garantizar que las personas más vulnerables del mundo tengan acceso a servicios de salud”, añade. Uno de los mayores progresos que se ha alcanzado es en la supervivencia infantil en todo el mundo.
Desde 1990, la mortalidad infantil se ha reducido casi a la mitad –desde unas 90 muertes por cada 1.000 nacidos vivos a 46 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2013–.

Sin embargo, tal y como afirma la OMS, a pesar de los grandes avances, no es suficiente para alcanzar la meta de reducir la tasa de mortalidad en dos tercios.
De hecho, menos de un tercio de todos los países han alcanzado o están en camino de cumplir este objetivo a finales de este año.

En la actualidad, las principales causas de muerte de niños menores de 5 años son complicaciones en el parto prematuro, neumonía, asfixia al nacer y diarrea. Por otra parte, el número de mujeres que murió debido a complicaciones durante el embarazo y el parto casi se ha reducido a la mitad. (Internet/ La Nación)