Economía

Morosidad se dispara: dueños de pequeños negocios no alcanzan a pagar sus créditos

Los retrasos en los pagos de préstamos han aumentado en las cooperativas. La tasa de morosidad del microcrédito llegó a 12% en mayo de 2024.

La desaceleración de la economía le está pasando factura a los ecuatorianos que sacaron créditos para sostener sus pequeños negocios, microempresas y emprendimientos. En las entidades financieras, como bancos privados y cooperativas, el crédito que se destina a este segmento de la población se conoce como microcrédito.

Se trata de un crédito dirigido a personas naturales o jurídicas con pequeños y medianos negocios con ventas anuales de máximo USD 100.000 al año. Así, la tasa de morosidad, que es un indicador que muestra los retrasos en los pagos de los créditos, que viene creciendo desde 2023 para este tipo de préstamos, se ha disparado en lo que va 2024.

Los microcréditos que han otorgado las cooperativas son los que muestran los mayores índices no pago. La tasa de morosidad del microcrédito otorgado por las cooperativas pasó de 8,08% en enero de 2023 a 12% en mayo de 2024.

Se trata de la morosidad más alta registrada entre todos los tipos de crédito que otorga el sector privado. La morosidad del microcrédito también escala en la banca privada, pues la tasa pasó de 6,1% en enero de 2023 a 7,7% en mayo de 2024.

Andrés Albuja, profesor de la Universidad Internacional SEK, explica que hay varios factores que explican el complejo escenario:

Menos dólares en la economía desde 2023 en el Gobierno Central, que ha incurrido en millonarios atrasos en pagos.

Caída de la inversión extranjera.

Deterioro de las cifras de empleo adecuado.

Un menor consumo en los hogares.

La morosidad, añade Albuja, no solo ha crecido en microcrédito, también hay contagio en otros segmentos con más peso en las entidades, como el consumo.

Menos financiamiento para los pequeños negocios

El director de riesgos de banco Solidario, Carlos Bambino, reconoce que las entidades financieras están teniendo cada vez más dificultades para cobrar los microcréditos a estos pequeños negocios y emprendedores.

Bambino dio esta explicación durante el Congreso de Crédito y Cobranza organizado por el buró Aval, el 26 de junio de 2024. Y añadió que otro problema es que los clientes de este segmento tienen altos saldos de crédito por pagar. Para Bambino es preocupante el alto saldo de microcrédito, pues es un reflejo de que los clientes estarían sobre endeudados.

Según el director de riesgos de banco Solidario, alrededor del 75% de los saldos de microcrédito de los clientes son de más de USD 5.000. Y en las cooperativas la situación es más preocupante, dice Bambino, porque el 87% de los saldos de microcrédito de los clientes son montos de más de USD 5.000.

«Es preocupante ver saldos de USD 12.000 a USD 17.000, son montos promedios como si estuviéramos en Canadá», advierte Bambino.

Como resultado del complicado escenario, ya se ve una desaceleración de este tipo de crédito y un aumento en la reestructuración y refinanciamiento de estos préstamos, añade Albuja.

Por eso, las entidades financieras están teniendo cada vez menos ganancias, porque les está costando más cobrar esos préstamos y han tenido que renegociar las condiciones con los clientes, añade Bambino.

Por ejemplo, en la banca privada, la cartera de microcrédito llegó a tener su mayor pico en abril de 2022, cuando tuvo un crecimiento anual de 34%. Pero para mayo de 2024, la tasa de crecimiento anual del microcrédito fue de solo 6,1%.

En las cooperativas ocurre lo mismo, las entidades están colocando menos de este tipo de préstamos. La cartera de microcrédito tuvo su mayor tasa de crecimiento anual en noviembre de 2022 en las cooperativas, con un 29,4%, pero en mayo de 2024 la tasa de crecimiento anual fue de 3%.

Y es que ahora las entidades tienen problemas para recuperar esos préstamos colocados cuando había más liquidez en la economía y más dinamismo en el consumo. En este escenario, los bancos y las cooperativas están apostando a colocar más crédito de consumo, que pueden recuperar con más facilidad y deja más ganancias, dice Albuja. Por ejemplo, en mayo de 2024, la tasa de morosidad en el crédito de consumo en las cooperativas fue de 6,7% y de 5,2% en la banca privada.

Por:  PRIMICIAS