Internacional

Morales opta por una sexta elección en casi 20 años y un ‘golpe’

Evo Morales anunció su postulación para las elecciones generales de 2025. Lo hizo con el antecedente de porfiar su elección casi 20 años, un referéndum que le dijo “no” a su repostulación y el “golpe de Estado” de 2019, que le impidió terminar su mandato.

Se trata de la sexta vez que el expresidente (2006-2019) y líder del Movimiento Al Socialismo (MAS) se someterá a una votación en caso de consumarse su postulación.

La primera vez que Morales se presentó a una elección presidencial fue el 30 de junio de 2002, cuando participó de ella acompañado en la fórmula del MAS por el ya fallecido Antonio Peredo.

Entonces, el binomio del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa, ganaron los comicios, bajo resultados “apretados”; pues la diferencia entre las tres primeras fuerzas políticas no era significativa y obligó un acuerdo.

Sexta elección
Fue diferente en las elecciones del 18 de diciembre de 2005, cuando Álvaro García Linera acompañó a Morales. Entonces, el MAS consiguió el 53,7% de los votos y catapultó directamente a la Presidencia y la Vicepresidencia a ambos candidatos.

Oriundo de Orinoca, Oruro, y con trayectoria sindical en la Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba y la diputación, Morales recibió la banda y la medalla presidencial de manos de García Linera el 22 de enero de 2006, desde cuando nunca dejó el poder sino hasta el 10 de noviembre de 2019.

Su tarea fue instituir la Asamblea Constituyente para la redacción de una nueva Constitución Política del Estado (CPE). En los comicios constituyentes del 2 de julio de 2006, el MAS consiguió 137 escaños de 255 en total, una mayoría favorable para sus fines.

En medio de ese proceso constituyente, el 6 de diciembre de 2008, Morales y ocho de los nueve prefectos (ahora gobernadores) del país se sometieron a un referendo revocatorio. El líder del MAS recibió el 67,43% de respaldo y fue ratificado en las funciones.

Ese proceso concluyó luego de ser sometido el texto fundamental a una consulta constitucional y ser aprobada por el 61,43% de los bolivianos. La nueva Carta Magna fue puesta en vigencia el 7 de febrero de 2009.

Binomio
Con la nueva Constitución, y el Estado Plurinacional en vez de la vieja república, Morales y García Linera se postularon otra vez. El binomio del MAS se impuso con el 64,2% de los votos.

El 12 de octubre de 2014, los entonces Presidente y Vicepresidente ganaron las elecciones generales con el 61,3% de la votación.

Esa elección fue cuestionada por actores políticos de oposición y parte de la población, pero Morales arguyó que se trataba de la primera repostulación a la luz de la CPE vigente desde febrero de 2009.

Después de una serie de elecciones ganadas, Morales sufrió un alto en el referéndum del 21 de febrero de 2016, que planteaba la modificación del artículo 168 de la CPE, que limita a una primera y única repostulación de los mandatarios. El 51,3% de los bolivianos dijeron “no”, frente a un 48,7% del “sí”. No contento con la negativa, el MAS acudió al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) para buscar la interpretación legal de la limitación de la repostulación. La sentencia del 28 de noviembre de 2017 habilitó una nueva postulación de Morales — más allá de la Constitución— y dictó “aplicación preferente” del artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos en relación a la repostulación presidencial y consideró inconstitucionales las expresiones “por una sola vez de manera continua” y “de manera continua por una sola vez” de la Ley 026, del Régimen Electoral, del 30 de julio de 2017.

Observaciones
Las críticas y cuestionamientos a la decisión, por parte de la oposición y otros sectores, persistieron.

Así, Morales y García llegaron otra vez a una elección, el 20 de octubre de 2019. Luego de un observado conteo de votos, resultaron ganadores de los comicios (anulados) —según resultados oficiales del Tribunal Supremo Electoral (TSE)— con el 47,08% de votación, frente al 36,51% de Carlos Mesa, líder de oposición.

Este último acuñó el “fraude monumental”, que se replicó en los detractores del MAS y causó protestas sociales, un motín policial y la sugerencia de las Fuerzas Armadas de dimisión presidencial. Morales y García renunciaron el 10 de noviembre en Chimoré, luego de 13 años y más de nueves meses consecutivos en el poder.

Dos días después, la entonces senadora Jeanine Áñez se proclamó primero titular del Senado y luego presidenta del Estado.

Fuente: la-razon.com