Actualidad

Monseñor Luis Cabrera, sobre proceso de diálogo: No necesariamente todo es acuerdos

Luis Cabrera, presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE), dijo este viernes 2 de septiembre de 2022 que el plazo para cerrar cuatro mesas de diálogo abiertas fue consensuado entre el Gobierno y las organizaciones indígenas. El religioso estima que en el proceso no todo será acuerdos.

La CEE es la garante moral del proceso de diálogo, por lo que Cabrera reiteró la recomendación de que entre las partes haya corresponsabilidad. Lo dijo durante una entrevista e Teleamazonas: “Son las partes las que tienen que decidir si al final de la mesa hay uno, dos o 10 acuerdos. Tienen que ponerlo ahí (en el acta de sesión). Si hay desacuerdos, también tienen que ponerlo ahí. Si hay desacuerdos, por supuesto. Cuando hablamos de los resultados son estos: acuerdos, desacuerdos, temas pendientes y el proceso de seguimiento son las cosas que se han acordado”.

En ese sentido, recordó que el 30 de junio pasado las partes asumieron el compromiso de dialogar y ofrecer los resultados al país. “Pero los resultados van en esa dirección. No necesariamente todo es acuerdos porque sabemos que en la práctica es muy difícil llegar a acuerdos en todo. Por las diferentes formas de pensar que tenemos”. Monseñor Cabrera señaló que hay una mesa cerrada, la de Banca pública y privada, pero quedan cuatro abiertas.

Observaciones, tras la evaluación
El 31 de agosto la dirigencia indígena, autoridades del Gobierno y de la Iglesia Católica evaluaron el proceso de diálogo, reunidos en la mesa de coordinación. Allí se decidió fijar el plazo hasta el 9 de septiembre.

“Nos dimos cuenta que hay cuatro mesas que están abiertas por dos razones”, dijo el Presidente de la CEE. Detalló que se debió a la complejidad de los temas por lo que entran elementos como los financieros, jurídicos y técnicos; y porque no se respetó la dinámica establecida y los tiempos que se habían prefijado como parte de la metodología del diálogo.

Cabrera explicó que la metodología se mantiene en que se instala la mesa 0, el día en que se hacen las acreditaciones de quienes participarán en las mesas.

Luego vienen los cinco días continuos, “pero con el mismo esquema”. Es decir, el primer día las organizaciones plantean propuestas, la mesa discute y si no se toman decisiones se pasa al segundo día, donde las partes vuelven a analizar las propuestas, pero por separado.

Al tercer día, esas propuestas vuelven a una discusión en conjunto y si es posible, se cierra la mesa. De lo contrario, se pasa al cuarto día, vuelven a trabajar por separado y al quinto día finalmente se debe cerrar la mesa con acuerdos, desacuerdos o temas pendientes y seguimiento.

“Comenzaron el primer día y visiblemente la mesa tomó una decisión equivocada, hay que decirlo, de aplazar más de uno, dos, tres, cuatro días”, sostuvo el también Arzobispo de Guayaquil. Ese aplazamiento no fue porque no había acuerdos sino porque había “mucha información, necesitaban más tiempo para procesar esa información. Esa es la razón por la que aplazaban”, justificó.

Decisiones
Por ello, en la mesa de coordinación se estableció respetar los tiempos establecidos, cerrar las mesas abiertas hasta el 9 de septiembre, y abrir las mesas restantes a partir del 12 de septiembre para cerrar el proceso el 12 de octubre. “Son decisiones tomadas en conjunto, no se trata de una amenaza”, puntualizó Cabrera. El 13 de ese mes se cumplen los 90 días de plazo determinados en el acta de paz.

Según el Gobierno, estas son las fechas para abrir las mesas que faltan por discutir:

Mesa de Derechos colectivos: Se instalará del 12 al 19 de septiembre, con una ampliación de plazo hasta el 28 de septiembre.
Mesa de Seguridad: Se instalará del 13 al 20 de septiembre.
Mesa de Salud: Se instalará del 21 al 29 de septiembre.
Mesa de Educación: Se instalará del 21 al 29 de septiembre.
Mesa de Empleo: Se instalará del 30 de septiembre al 7 de octubre.

 

 

 

El Comercio