Actualidad

Moncayo es el único capaz de cambiar al país y devolverle la esperanza a los ecuatorianos

Jimmy Jairala acompañó a Paco Moncayo en el cierre de campaña en Guayaquil. Es seguro que el candidato presidencial de Acuerdo Nacional por el Cambio estará en segunda vuelta

GUAYAQUIL. Esperanza y cambio fueron las palabras que se repitieron continuamente, la noche de este miércoles 15 de febrero de 2017, durante el cierre de campaña del candidato presidencial de Acuerdo Nacional por el Cambio, Paco Moncayo. Es que al final el llamado General del Pueblo es el único que puede derrotar al oficialismo en segunda vuelta y el que representa la transformación que necesita el país para salir de la crisis tras 10 años de continuismo.

El cierre de campaña se desarrolló en pleno corazón de Guayaquil, en la avenida 9 de Octubre, en el tramo comprendido entre el malecón Simón Bolívar y la plaza de San Francisco. La militancia de Centro Democrático pintó de naranja el acto al copar la mayor parte de los espacios que los compartió con las demás agrupaciones que respaldan la candidatura del binomio Paco Moncayo-Monserratt Bust amante.

La jornada empezó con alegría. Un show artístico a cargo de Los Melómanos, de Manabí, y Jazmín, La Tumbadora, sirvió como antesala para presentar a los candidatos a asambleístas por los distritos del Guayas y a parlamentarios andinos de Centro Democrático y de otras agrupaciones. Cerca de las 19:00, Moncayo y Bustamante se presentaron sobre la tarima. A ellos se sumó el líder de Centro Democrático, Jimmy Jairala.

Fue Jairala el encargado de abrir el acto a nivel de los discursos. Básicamente, hizo una analogía del trabajo social desplegado por él en la Prefectura del Guayas y las propuestas de Moncayo para la Presidencia: el combate a las drogas a través de las Escuelas de Fútbol que acogen a 8.500 niños; la formación de casi 100.000 microemprendedores a través del Centro Tecnológico Popular…

Por ello, el llamado fue a votar por el General del Pueblo. “Con Paco Moncayo sí hay futuro. Con Paco Moncayo tenemos un futuro lleno de esperanza”, recalcó Jairala, quien recordó que “el domingo no vamos  solamente a cambiar un nombre por otro; estamos decidiendo el futuro del Ecuador y en las manos de nosotros está hacer lo correcto y llevar al hombre correcto a la Presidencia de la República”. Incluso, cuestionó las propuestas demagógicas que hace el oficialismo. “Como Paco crece, crece el miedo y no quieren que llegue a la segunda vuelta el único que puede llegar a la Presidencia de la República”.

A su turno, Bustamante pronunció un discurso alentador: “Somos soldados incansables y somos fervientes creyentes de que Ecuador sí tiene futuro… Paco Moncayo es la única opción real que tiene nuestro país; él significa honestidad, transparencia, democracia, empleo digno y oportunidades verdaderas”, dijo Bustamante quien continuamente arengó a la gente y posicionó la frase “no comemos cuento” para dejar en claro que el movimiento oficialista País recurre a ofertas demagógicas.

La jornada cerró con la intervención de Moncayo. En un fervoroso discurso agradeció a la ciudad y a la provincia por la acogida a su candidatura. “En Guayaquil y en Guayas late el espíritu libertario de todos los ecuatorianos”, dijo al inicio de su intervención en la que ratificó sus propuestas de campaña: el combate al microtráfico y a la corrupción, la generación de empleo, la garantía de que los jóvenes estudiarán la carrera que escojan.

“Basta de corrupción y de impunidad. Basta al presidente Correa y a su gobierno; se les acabó el tiempo. El país quiere que se vayan. El Ecuador necesita un cambio real hacia el futuro, hacia la esperanza y hacia la ilusión”, subrayó el candidato presidencial de Acuerdo Nacional en medio de la ovación de la gente que ya lo ve como el próximo presidente del Ecuador.

Su discurso también fue una garantía de respeto a todos los sectores que resultaron afectados por las medidas del gobierno saliente. “Nosotros proclamamos en esta ciudad de libertades el respeto a la libertad y el respeto a la democracia”. Al final, invocó a los ecuatorianos a votar por él y por “el único cambio verdadero. No queremos cambiar para volver a vivir las tragedias a las que nos llevaron a fines de siglo los que ahora ofrecen poder salvarnos; no vamos a continuar con un gobierno que nuevamente frustra nuestras ilusiones y nuestras esperanzas, y que nos han robado todo”. ( CENTRO DEMOCRÁTICO/LA NACIÓN)