Opinión

MISÓGINOS.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

No tengo la menor relación con la vicepresidente Verónica Abad, obligada a desempeñar unas funciones que no le son propias al Presidente en funciones, como embajadora del Ecuador en Israel, cuando su función es de vicepresidente y como tal remplazar por ausencia temporal o definitiva al Presidente.

Que el Presidente le pueda encargar funciones propias de él es una cosa muy diferente, y podrían ser aceptadas o rechazadas por quién desempeña la vicepresidencia…pero como existe todo un coro de mascalzonis, que le mueven el rabo como una señal inequívoca de lambonería al presidente, junto a muchos periodistas ignorantes y asalariados, la vicepresidente es declarada enemiga No 1 de Noboa, conspiradora, y un poco más debería ser la doméstica de Carondelet, violando sus derechos políticos y civiles, en la más evidente muestra de machismo y ataques a la mujer, que representa el binomio presidencial….

Por aquello el LGBTI secretario de información, expresó que la vicepresidente debería ser sancionada por salir en honor de su hijo prisionero en la Roca, vinculado en una investigación de una supuesta petición de diezmos.

Y ahora ese otro raro y confeso híbrido, que se desempeña como viceministro de alguna pendejada que no sirve para nada, ha expresado que sería muy peligroso para el gobierno y para la candidatura de Noboa, que la señora Abad remplace como corresponde a la constitución al presidente, quién tendrá que solicitar licencia, si quiere reelegirse como Presidente de la República…

Ojalá que estos misóginos desaparezcan del Gobierno, porque es harto sabido, que la presencia de ellos en cualquier situación o gobierno, producen siete años de mala suerte, y por lo visto, ante tanto de estos bichos, la salazón durará décadas, hasta que alguien haga una limpia, y expulse a estos demonios que por doquier nos acechan.

Semper Fi.