Actualidad

Mismos discursos y sin propuestas alternativas durante la marcha del 1 de mayo

Las principales consignas fueron en la línea de rechazar las «políticas neoliberales», las privatizaciones, exigiendo más y mejor empleo, pero sin precisar cómo lograr ese objetivo. 

Desde el sector de la caja del seguro (matriz del IESS) hasta la plaza de San Francisco, en Quito. Esa fue la ruta de la marcha del 1 de mayo de 2022, con ocasión del Día del Trabajador.

En la movilización se congregaron representaciones de organizaciones sindicales, movimiento indígena, grupos ambientalistas, feministas y de universidades, sectores políticos, entre otros.

Caras conocidas desde los años 70 en los sindicatos, como Mesías Tatamuez, ahora presidente de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut), aseguró que esta manifestación es la primera de una serie de acciones contras las «políticas neoliberales» del Gobierno de Guillermo Lasso.

«Usted conoce el petróleo como está ahora. Quieren privatizar las eléctricas, quieren privatizar las telefónicas…, y vender, yo no sé, el Gobierno vive apasionado por vender el Banco del Pacífico. Eso, vender eso, es quitar el presupuesto para la educación. La educación y la salud no se puede recortar. Por eso le decimos al país que es injusto que mientan que esto (marchas) es para crear violencia», dijo.

Un día antes, sobre todo en redes sociales como Twitter, circularon mensajes que llamaban a acciones violentas para sacar del poder a Lasso. Por eso, dirigentes como Tatamuez repitieron en varias ocasiones que todo era pacífico y sin intenciones desestabilizadoras.

Sin propuestas claras

A las consignas anti privatización se sumaron otras que exigían el pago puntual del 40% de aporte estatal al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), así como mejores condiciones de empleo en el país.

Sin embargo, no se han explicado cómo. Pero, desde los sectores sindicales, se quiere efectivamente aportar para la tan citada y postergada reforma laboral.

En una nota publicada el 22 de octubre de 2021 por LA HORA, en momentos en que se debatía la mega Ley de Creación de Oportunidades del actual Gobierno, se explicó que la respuesta de esos sectores sindicales fue desempolvar un proyecto que ya habían propuesto en 2012.

En ese proyecto, en lugar de abrirse a las nuevas realidades del mercado laboral y buscar otras alternativas para facilitar la contratación, el eje era profundizar sanciones y controles, además de los mismos esquemas de un Código Laboral que data de 1930.

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), que es uno de los sindicatos con más conocidos del país y que incluso ha participado de reuniones con el Gobierno en Carondelet, tiene como agremiaciones, según sus propias estimaciones, a no más de 450.000 personas. Esa cifra representa menos del 6% de los ecuatorianos con algún tipo de empleo en el país.

A la administración de Lasso le van quedando pocas vías para intentar cambiar una normativa laboral desfasada y que ya no refleja la realidad cambiante del trabajo. Entre esas opciones están modificaciones mediante decretos, acuerdos ministeriales y otras leyes secundarias; y a la par buscar concretar una consulta popular para poner a votación una gran reforma.

Uno de los sectores más afectados por la actual situación es el de los jóvenes entre 18 y 29 años, con crecientes niveles de informalidad y mínimo acceso a la seguridad social.

En búsqueda de la unidad de la izquierda

Dentro de los diversos discursos de este 1 de mayo de 2022, uno de los que más sobresalió fue el de Leónidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie).

«Este día compañeros es una primera acción, que la hacemos de manera conjunta. Los trabajadores del campo y la ciudad, los trabajadores del sector público y privado sobre todo bajo una propuesta colectiva. Yo le pido a los sectores políticos, que nos andan acusando que el voto nulo ha sido una traición, que aprendan a ser autocríticos. Qué hicieron con el movimiento indígena cuando estaban gobernando, carajo. Aquí si superamos, superamos todos y convocamos a la unidad para derrotar a las políticas neoliberales de este gobierno», afirmó.

En esas frases hay una clara invitación a que se limen asperezas con los sectores vinculados al correísmo y a la bancada de Unión por la Esperanza (Unes) en la Asamblea.

Esos sectores son los que consideran que el llamado al voto nulo desde las organizaciones indígenas y Pachakutik, durante la segunda vuelta presidencial de 2021, fue uno de los factores que allanó la llegada de Lasso a la presidencia de la República. (JS)

Un policía herido luego de las manifestaciones

A través de un Tweet en su cuenta oficial, el Ministerio del Interior aseguró que, a nivel nacional, luego de las marchas registrados en algunas ciudades del país, se reportó un herido. Ese herido es un policía, el cual habría recibido el impacto de una camareta en el rostro mientras controlaba las manifestaciones.

Sin  dar mayores detalles sobre las circunstancias del hecho, esa cartera de Estado solo dijo que » los policías también son trabajadores y merecen el respeto ciudadano. Estos actos son repudiables».

 

 

Diario La Hora