Actualidad

Misión electoral de Unasur entregó informe final de las elecciones en Ecuador

El informe de Unasur reconoce las bondades del proceso y las fortalezas del sistema electoral ecuatoriano

Quito. La Misión de Observación Electoral de Unasur entregó este miércoles al Consejo Nacional Electoral del Ecuador (CNE) el informe final de observaciones sobre las elecciones electorales de 2017 en el que se detalla algunas recomendaciones al proceso.

Alexander Vega, coordinador de la Misión de la Unasur y presidente del Consejo Nacional Electoral de Colombia, explicó que una de las primera recomendaciones es hacer ajustes al registro de las personas fallecidas (algunas estuvieron en el padrón electoral) ya que no deben ser los familiares quienes registren al fallecido sino instituciones como la Fiscalía o la Red Hospitalaria para evitar los problemas que se dieron en las elecciones últimas lo que fue aprovechado para plantear un supuesto fraude.

Otra recomendación fue estudiar y corregir la operatividad de la página web del CNE que no estuvo operativa por lapsos cortos. También se sugirió usar otros recintos electorales que no sean centros educativos, ya que al existir muchas juntas en un solo centro puede demorar el proceso.

Vega también recomendó que se hagan auditorias de software con los partidos políticos para, de esta manera, evitar quedar expuestos a posibles rechazos motivados por lo político o lo técnico. Y que se fortalezca la capacitación de los miembros de las Juntas Receptoras de Voto. “El gran valioso aporte de la juventud debe ir ligado con la capacitación”, dijo Vega.

En cuanto al manejo de la información, Vega indicó que una de las lecciones más importantes que debe dejar este proceso al pueblo ecuatoriano es cómo se maneja la campaña política, pues es este proceso se vio que usaron la estrategia del fraude como marketing político y aunque no que consiguió desprestigiar a las instituciones.

“No se puede armar una campaña para captar votos solo con el tema de fraude, eso es peligroso no solo para el sistema democrático sino para las instituciones. ¿Qué estarán pensando esos ciudadanos que se vieron atrapados en una estrategia de marketing político para captar votos? A nivel de enseñanza eso debe quedar para fortalecer el discurso político”, aseguró Vega.

El presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, felicitó el papel de los observadores de Unasur quienes garantizaron la legitimidad y transparencia del proceso, y resaltó que este no fue un trabajo improvisado sino de una planificación de año y medio para que el proceso saliera perfecto.

“Podemos decir metafóricamente que nos ganaron algunas batallas desde la desinformación pero nunca nos ganaron la guerra final de lo significaba generar un proceso que respete la voluntad de la gente”, señaló Pozo.

Y agregó que el informe de Unasur reconoce las bondades del proceso y las fortalezas del sistema electoral ecuatoriano y que también enfoca las debilidades en las que hay que trabajar para poder fortalecerlo.

“Si existe un legado que deja este proceso electoral es que nunca más se ganará un curul, un puesto de asambleísta, de concejal, de cualquier cargo de elección popular, en el escritorio hoy se ganará con los votos y de forma transparente porque tenemos un sistema de escrutinio que genera transparencia”, puntualizó el líder del CNE.

Según Pozo las propuestas presentadas en este informe se estudiarán y las que requieran una reforma legal serán enviadas a la Asamblea Nacional del Ecuador para que se incluyan a las reformas del Código de la Democracia que se está discutiendo en este organismo.

El próximo miércoles el CNE ha sido invitado a la Sesión Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para recibir el informe electoral de este organismo y con este se dará por cerrado los informes de las elecciones 2017.

La Misión de Unasur contó con la participación, en las dos vueltas, de 73 magistrados, especialistas y técnicos de organismos y entidades encargados de  la administración de procesos electorales de 11 de los países miembros.

Sus actividades se organizaron en ocho líneas de trabajo: padrón electoral, organización y capacitación, tecnología, presencia y observación de proyectos innovadores, planificación y despliegue en territorio, presencia en la jornada electoral,  sistematización de la información y elaboración de informes. (ANDES/LA NACIÓN)