Internacional

Ministro brasileño destaca cooperación Sur-Sur en lucha contra hambre y pobreza

BRASILIA, El ministro brasileño de Desarrollo y Asistencia Social, Familia y Lucha contra el Hambre, Wellington Dias, resaltó , en una rueda de prensa con la prensa extranjera, la importancia de la cooperación Sur-Sur en la lucha contra el hambre y la pobreza a nivel mundial.

Coordinador de la propuesta brasileña para una Alianza Global contra el Hambre y la Pobreza, en el ámbito del Grupo de los Veinte (G20), Dias destacó la trayectoria de cooperación entre Brasil y China en esa área como un ejemplo de intercambio de mejores prácticas, que puede servir de modelo a la iniciativa.

«Ese intercambio de conocimiento, ya sea en programas o en la integración en educación, salud, empleo y emprendimiento, como el ejemplo de China de traer personas para la clase media, va a ser fundamental», afirmó, en respuesta a una pregunta de Xinhua.

Según el ministro, el objetivo del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, durante la presidencia brasileña del G20 este año, es pactar metas que fomenten la erradicación del hambre y la reducción de la pobreza en todo el mundo hasta 2030.

La propuesta brasileña es establecer una alianza global para compartir experiencias exitosas de Brasil y otros países del mundo, con «respaldo científico y eficacia». Dias resaltó «la buena relación Brasil-China de modo destacado en este esfuerzo desde hace ya muchos años». «

En 2005, yo era gobernador (del estado de Piauí) y recibimos una misión de China y tuvimos un intercambio de experiencias. Brasil ya apuntaba hacia la creación del Sistema Único de Asistencia Social y el Sistema Único de Seguridad Alimentaria, por un lado para sacar del hambre, y por otro para sacar de la pobreza», recordó. Hacia 2014, continuó, Brasil alcanzó una situación que le permitió salir del Mapa del Hambre, de acuerdo a criterios de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

«Al mismo tiempo, tuvimos una reducción de la pobreza, del 47 por ciento a principios de siglo para cerca del 22 por ciento (en 2014), que se sostuvo hasta 2018. Entonces desmantelaron todos esos sistemas y vuelve a crecer el hambre y la pobreza en Brasil casi en los mismos niveles», mencionó. Según el ministro, en ese momento, 33 millones de los 750 millones de personas que pasaban hambre en el mundo estaban en Brasil.

Dias subrayó la importancia de la experiencia de China que «de forma muy competente implantó su plan», y le permitió en 2020 anunciar el fin de la pobreza extrema en el país. A ojos de Dias, hay algo en lo que el mundo necesita estar atento respecto a los esfuerzos de China para reducir la pobreza. «No solo se trata de que las personas tengan condiciones de comer y satisfacer sus necesidades básicas, sino también de tener una vida mejor», abundó.

«Hay aquí una experiencia muy fuerte en esa integración Sur-Sur. Los BRICS, para tomar un ejemplo, así como también la Celac, los países de América del Sur y del Caribe, la Unión Africana, los países de Asia y los países árabes», señaló. Según explicó, el presidente Lula, promotor de la iniciativa, piensa que la Alianza Global solo tiene sentido «si tenemos a los países más ricos dando la mano y sumándose a los países pobres».

La propuesta se basa en tres pilares: un pilar nacional -que consiste en tener un plan elaborado por cada país-, el pilar del conocimiento, y el pilar financiero. Dijo que el mundo ya cuenta con varias experiencias de contribución que pueden ser rescatadas. «

Lo que falta en la visión de ese debate para la Alianza Global contra el Hambre y la Pobreza es tener un plan global que tenga en cuenta el plan nacional de cada país, con sus metas, inclusive para tener una noción de lo que es necesario, para que no haya desvío ni de un centavo, con participación del sector público y el sector privado», agregó.

Fuente:  XINHUA