Actualidad

Ministerio de Educación de Ecuador construirá 25 unidades educativas provisionales para zonas afectadas por terremoto

En las etapas de emergencia y estabilización el MinEduc invertirá aproximadamente 35 millones de dólares para la reparación de infraestructura, construcción de instituciones provisionales y adquisición de mobiliario, equipamiento y otros implementos.

QUITO.  El Ministerio de Educación de Ecuador (MinEduc) avanza en la etapa de estabilización tras el terremoto del pasado 16 de abril que causó una afectación de nivel 2 y 3 en unas 2.651 instituciones educativas particulares, públicas y municipales ubicadas en las  las provincias costeras de Manabí y Esmeraldas.

Después de superar la etapa de emergencia en la que se hizo una evaluación de la infraestructura afectada y se establecieron estrategias para reestablecer el servicio educativo, el MinEduc se encuentra trabajando para que todos los estudiantes de las zonas afectadas por el terremoto de 7.8 grados se reintegren a la educación formal.

Según el ministro de Educación, Augusto Espinosa, hasta el momento, el 75,5% de estudiantes de las zonas afectadas ya se han incorporado al calendario formal de clases desde el pasado 9 de mayo, y el 24,5% restante lo hará de forma paulatina hasta el próximo 4 de julio, según se vayan adecuando las instituciones y espacios alternativos.

“Hasta la semana que pasó veníamos trabajando en el proceso de emergencia que consistía en incorporar a los estudiantes al sistema educativo en donde se podían  desarrollar actividades de apoyo emocional y recreativas (…) La estabilización en cambio implica que todos los estudiantes accedan a la educación formal, algo que se ha previsto harta el 4 de julio”, dijo Espinosa este lunes en un diálogo con los medios de comunicación.

Según la autoridad, son 133.516 estudiantes del sistema fiscal y 7.637 de escuelas particulares y municipales que todavía no pueden regresar a las clases formales, sin embargo con ellos ya se está trabajando en programas de atención emocional y actividades lúdicas para ayudarles a sortear la tragedia que tuvieron que vivir. Con este fin se han instalado campamentos de apoyo socioemocional en los cantones de Jama, Pedernales y Canoa, en Manabí y Muisne y Chamanga, en Esmeraldas.

El MinEduc construirá 25 Unidades Educativas (UE) provisionales, que contarán con todos los servicios necesarios, laboratorios, aulas y demás. Estas UE cuentan con aulas móviles que podrán ser trasladadas a otros lugares si se lo requiere y que permitirán que los estudiantes se incorporen a sus labores académicas lo más pronto posible.

“Estas son completamente desmontables y pueden ser trasladadas a cualquier lugar y tendrán todos los servicios que se establecen como fundamentales como laboratorios de informática, laboratorios de física y química, es decir el equipamiento será el mismo que se utiliza para las Unidades Educativas del Milenio”, aseguró el Ministro.

Además se adecuará infraestructura alternativa para que los estudiantes puedan recibir clases allí,  se aumentará la jornada vespertina en algunas instituciones, y ya se está trabajando en la readecuación de las instituciones que tuvieron daños menores para que empiecen a operar lo más pronto posible.

“Se está arreglando las unidades con afectación leve de tal manera que en poco tiempo estén operativos y también se está identificando infraestructura alternativo, como el presidente (Rafael Correa) anunció se usará el ex Liceo Naval, lo adecuaremos para dar educación formal hasta que logremos la reconstrucción de toda la infraestructura educativa”, señaló Espinosa.

En las etapas de emergencia y estabilización el MinEduc invertirá aproximadamente 35 millones de dólares para la reparación de infraestructura, construcción de instituciones provisionales y adquisición de mobiliario, equipamiento y otros implementos.

Sobre la etapa de reconstrucción, el ministro dijo que esta semana se ofrecerá una rueda de prensa junto al vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, pero que incluye la construcción de unidades educativas del Siglo XXI en las zonas afectadas. (Andes/La Nación)